EFEValladolid

El centrocampista brasileño Matheus Fernandes ha asegurado este martes, en rueda de prensa, que su intención es la de "adaptarse lo antes posible" al Real Valladolid y "aprender" a competir en la liga española, una ilusión que tiene desde que era niño.

Su llegada al conjunto vallisoletano supone "abrir una vía de colaboración con el Barcelona", equipo del que llega cedido hasta final de temporada, tras el acuerdo alcanzado por el club blaugrana con la Sociedade Esportiva Palmeiras, para que vaya contando con minutos de competición.

El jugador, de 21 años y 183 centímetros de estatura, ha indicado en rueda de prensa que le gusta más "jugar protegiendo la defensa", para "salir desde atrás", pero se acomodará a los deseos del entrenador, Sergio González, y a las necesidades del equipo en cada momento, puesto que su deseo es "aprender y progresar".

Según ha explicado, ha visto partidos del Real Valladolid y considera que "tiene una buena plantilla", al tiempo que se ha mostrado "preparado" para "colaborar", si bien es consciente de que necesitará "un pequeño período de tiempo -un par de semanas-" para asimilar el nuevo sistema.

El que haya sido una apuesta personal del presidente del club blanquivioleta, Ronaldo Nazario, no supone una presión añadida a la que ya se impone él, pero ha advertido de que le ha "encantado" y "motivado" contar con la confianza del astro brasileño y poder contar con "una gran oportunidad" para abrirse al fútbol europeo.

Su objetivo es "aprender del fútbol español con el Real Valladolid", en el que centra todas sus miras y donde ha depositado su ilusión, y el futuro ya determinará su lugar en el Barcelona.

El director deportivo del Real Valladolid, Miguel Ángel Gómez, ha señalado que Matheus Fernandes "es el ejemplo de las oportunidades que pueden hallarse en el mercado invernal, y que se ha podido aprovechar", dentro de sus posibilidades y ha aclarado que será Sergio González el que determine en qué posición podrá jugar la nueva incorporación del equipo.

Ha reconocido que, al jugador "le falta ritmo competitivo", pero también ha recordado que "el bloque que hay actualmente es el que ha sacado los 25 puntos y, todos los que hayan venido después, siempre que sean para sumar, serán bienvenidos", pero será el técnico el que decida quién saltará al terreno de juego.