EFELe Mans (Francia)

El australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP21) repitió victoria, esta vez en el Gran Premio de Francia y tras vencer hace quince días la carrera de España, en Jerez de la Frontera, mientras que el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) con su tercera posición se puso líder y la amplia representación española, en líneas generales, naufragó en el circuito de Le Mans, aunque sólo en MotoGP.

Resulta de justicia destacar las meritorias victorias de Raúl Fernández (Kalex), todo un debutante de la categoría, en Moto2, y Sergio García (Gasgas) en Moto3, en ambos casos la segunda; para el primero en la nueva categoría y para el segundo a lo largo de su incipiente carrera deportiva.

En los dos casos, tanto para Raúl Fernández como para Sergio García, fue una victoria en solitario, con estrategia y aplomo a la hora de esperar el momento oportuno para asestar el golpe definitivo a sus rivales y que se fraguó con serenidad y sin cometer prácticamente errores.

Al primero, Raúl Fernández, le supone colocarse a un solo punto del líder de la categoría, que no es otro que su compañero de equipo, el australiano Remy Gardner, mientras que para el segundo representa ascender hasta la segunda posición del campeonato por detrás de un "sólido" Pedro Acosta, aunque éste sólo acabase octavo, al sufrir una caída durante la carrera y verse muy condicionado por la posición tan retrasada que ocupó en la formación de salida.

Durante algunos minutos dio la impresión de que un "renacido" Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) iba a ser capaz de conseguir su primera victoria en unas condiciones de mojado que había reclamado durante todo el fin de semana "aunque son un peligro, dijo en alguna ocasión el ocho veces campeón del mundo, y lo fue, pues se puso líder en la sexta vuelta de carrera y dos más tarde acabó por los suelos. Intentó continuar, todo pundonor, pero una segunda caída le llevó malhumorado -por el semblante de su cara- antes de tiempo a su taller y sin sumar un solo punto.

Aunque no fue el único que se quedó sin sumar puntos ya que en distintas fases de la primera parte de la carrera también se fueron por los suelos los dos pilotos de las Suzuki GSX RR, primero el campeón del Mundo Joan Mir y, poco después, Alex Rins.

Una vez más tanto Jack Miller como Johann Zarco demostraron que son unos auténticos especialistas en agua y más el australiano, que antes de cambiar de la moto de "seco" a la de "mojado", se salió de la pista perdiendo un tiempo precioso. Al entrar en la calle de talleres no respetó la velocidad máxima de 60 km/h. y fue sancionado con dos "vueltas largas", que cumplió a rajatabla, para a pesar de todo encaramarse hasta lo más alto de la clasificación y defender su primer puesto cuando el francés venía como una exhalación.

Miller "templó" los nervios a pesar de ver que en ocasiones Zarco rodaba hasta un segundo más rápido que él, lo que le permitió superar a pilotos como el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia (Ducati Desmosedici GP21) o su compatriota Fabio Quartararo y así consiguió su segunda victoria consecutiva, mientras otros rivales por el título sucumbían a las adversas condiciones en que se celebró la carrera francesa por culpa de la lluvia.

El "ahora sí, ahora no" que nadie quería para la carrera, fue el que fue, y a algunos, como al español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), se le atragantó, y "sólo" pudo ser décimo, cuando muchos le vieron en la pelea por la victoria desde la segunda posición que ocupó en la formación de salida.

Todavía queda mucho campeonato por delante y no se perfila un líder claro, aunque el vigente campeón, Joan Mir, ayer diese un paso atrás en sus aspiraciones de renovar el "número uno", como también el piloto de Repsol Honda Marc Márquez por volver a lo más alto en carrera y, por ende, en la clasificación.

Su compañero, Pol Espargaró, esperaba conseguir un primer gran resultado con la Repsol Honda RC 213 V, pero la lluvia trastocó por completo sus planes, como también los de su hermano Aleix Espargaró, que se quedó "tirado" en uno de los muros de seguridad con problemas en su Aprilia, los mismos o parecidos que también hicieron abandonar a su compañero de equipo, el italiano Lorenzo Savadori.

Juan Antonio Lladós