EFEMelbourne (Australia)

Las españolas Garbiñe Muguruza (3) y Paula Badosa (8) tendrán opciones reales para levantar la que sería la primera corona española en un Abierto de Australia que cumplirá cien años del primer cuadro femenino celebrado a orillas del río Yarra.

Muguruza, campeona de dos grandes y finalista en Australia en 2020, cerró un 2021 brillante tras levantar el título en las Finales de la WTA; mientras que su compatriota Badosa, vigente campeona de Indian Wells, aterrizó en la madrugada de este domingo en Melbourne como flamante campeona del torneo de Sídney.

La tercera cabeza de serie arrancará su camino este martes frente a la francesa Clara Burel y podría enfrentarse en unos hipotéticos octavos de final a la rumana Simona Halep (14), rival a la que dejó por el camino en la que fue su mejor participación en Melbourne Park en 2020 al caer en la final ante la estadounidense Sofia Kenin (11).

Por su parte, la gerundense Badosa abrirá la competición en un exigente encuentro ante una de sus recientes víctimas en Sídney, la local Ajla Tomljanovic, en un partido que se disputará este lunes en la pista Margaret Court.

Badosa podría reeditar la reciente final de Sídney ante la checa Barbora Krejcikova (4) en los cuartos de final.

Tanto Muguruza como Badosa tendrán la oportunidad de romper la maldición de las españolas en un Abierto de Australia que lo más cerca que estuvo de contar con una tenista nacional como ganadora fueron los tropiezos en la final de Arantxa Sánchez por partida doble (1994 y 1995), Conchita Martínez (1998) y la propia Garbiñe (2020).

Sin embargo, la principal candidata al título será la australiana Ashleigh Barty (1), que también tendrá la oportunidad de romper una negativa tendencia para los locales que les ha privado del trofeo Daphne Akhurst desde que en 1978 Chris O’Neil se consagrara campeona.

Para ello, Barty se tendría que imponer a la tenista más dominante sobre la superficie dura de los últimos años y vigente campeona del Abierto de Australia, la japonesa Naomi Osaka (13), en unos hipotéticos octavos de final después de que cayeran en el mismo segmento del cuadro.

Barty, campeona de dos títulos Grand Slam, se estrenará frente a la ucraniana Lesia Tsurenko, procedente de la previa; mientras que la japonesa Osaka abrirá su camino ante la colombiana Camila Osorio.

Ambas se estrenarán en la pista Rod Laver Arena en la jornada inaugural prevista para este lunes.

Completan la lista de favoritas la bielorrusa Aryna Sabalenka (2), la checa Krejcikova (4), la griega Maria Sakkari (5), la estonia Anett Kontaveit (6), la polaca Iga Swiatek y la tunecina Ons Jabeur (9).

La última ganadora de competición Grand Slam, la joven británica Emma Raducanu (17) tendrá un comprometido primer encuentro ante la estadounidense Sloane Stephens y, en el caso de superarlo, podría verse las caras con la rumana Halep en tercera ronda.

La española Sara Sorribes partirá como cabeza de serie por primera vez en su carrera en una competición ‘major’ y se estrenará este lunes contra la belga Kirsten Flipkens.

También participarán en el cuadro final del Abierto de Australia sus compatriotas Nuria Párrizas, que comenzará contra la tunecina Jabeur, y Cristina Bucsa, clasificada desde la previa, que debutará en el ‘slam’ australiano contra la belga Alison Van Uytvanck.

Las principales bajas por lesión serán la de la estadounidense Serena Williams, campeona en siete ediciones, la checa Karolina Pliskova y la estadounidense Jennifer Brady, finalista en la edición pasada.

La principal esperanza argentina Nadia Podoroska no participará en la competición como consecuencia de un cambio en su calendario según indican fuentes de la WTA.