EFEViena

La selección de Noruega, vigente subcampeona mundial, puso un pie en las semifinales del Europeo de Suecia, Austria y Noruega, tras imponerse este domino por 23-20 a un conjunto sueco que, con esta derrota, se despide de cualquier posibilidad de acceder a la lucha por las medallas.

Todo lo contrario que Hungría, que volvió a reengancharse a la lucha por las semifinales tras vencer por 28-29 a Eslovenia, que hasta este domingo no conocía la derrota en el torneo, en un encuentro en el que los eslovenos llegaron a vencer hasta por cuatro goles (15-11) en la primera parte.

Una ventaja que los balcánicos no pudieron defender ante la espectacular actuación del pivote Bence Banhidi, que con sus nueve goles lideró la remontada magiar en la segunda mitad.

Con Banhidi en modo estelar, el conjunto húngaro, en el que el español Chema Rodríguez ejerce como ayudante del seleccionador Istvan Gulyas, no sólo logró igualar la contienda, sino que alcanzó los últimos tres minutos de juego con una ventaja de tres tantos (25-28) en el marcador.

Una diferencia que pese al empeño del barcelonista Jure Dolenec, máximo realizador del conjunto esloveno con ocho dianas, los balcánicos no pudieron ya enjugar.

Y eso que Eslovenia entró en los últimos segundos tan sólo un tanto (28-29) por detrás en el marcador, pero una inoportuna exclusión final de Dean Bombac acabó con cualquier posibilidad de igualar la contienda.

Un resultado que deja a Eslovenia y Hungría empatadas a cuatro puntos en la clasificación, dos menos de los que suma la intratable Noruega, que ahondó la crisis de la selección sueca tras "asaltar" el Malmoe Arena por 23-20.

Victoria en la que volvió a jugar, como no, un papel fundamental el central Sander Sagosen, empeñado en reivindicarse jornada a jornada como el mejor jugador del torneo.

Pero si hay que encontrar un auténtico responsable de la victoria noruega, por encima, incluso, de Sagosen y sus ocho dianas, fue el portero Torbjoern Bergerud, que cerró el encuentro con un espectacular 42 por ciento de paradas.

De hecho, fue Bergerud el encargado de acabar con las opciones de Suecia al firmar en los dos minutos y medio finales dos espectaculares intervenciones a lanzamientos de Lukas Nilsson y Jim Gottfridsson con 22-20 en el marcador.

Una soberbia actuación que permitió a Noruega encadenar su quinta victoria consecutiva, una cifra que deja a los nórdicos con pie y medio en las semifinales, que los de Christian Berge podrían asegurarse matemáticamente el próximo martes si vence a Islandia.

El conjunto islandés llegará todavía con vida, tras imponerse este domingo por 25-28 a la sorprendente Portugal, en un encuentro en el que los nórdicos supieron sobrevivir al ataque siete contra seis que los lusos emplearon en la segunda mitad.

Una táctica que permitió a los de Paulo Pereira llegar a los últimos once minutos de juego con empate (22-22) en el marcador, algo que pocos hubieran podido prever tras el mal arranque de partido del conjunto portugués, que mediada la primera mitad perdía por 1-7.

Pero si algo ha demostrado la selección lusa, la auténtica revelación del torneo, en este Europeo es, además de un juego alegre y atractivo, es un marcado carácter competitivo.

Una fortaleza mental que, sin embargo, no sirvió en esta ocasión a los lusos para alzarse con la victoria, tras toparse en los minutos finales con la mejor versión de Aron Palmarsson y, sobre todo, del portero Bjorgvin Gustavsson, que con sus goles y paradas finales permitieron a Islandia lograr un triunfo (25-28) que la mantien viva en la competición.