EFELondres

Ni el parón por la falta de luz recuperó a Garbiñe Muguruza. La española, que reanudó este miércoles su partido de primera ronda, fue de mal en peor y cayó eliminada en Wimbledon ante la belga Grett Minnen por 6-4 y 6-0.

La mirada de preocupación de su entrenadora, Conchita Martínez, a medida que caían los juegos para Minnen, fue el fiel reflejo del naufragio en pista de Muguruza, que no levanta cabeza y suma salidas en primera ronda de forma consecutiva en Roland Garros y Wimbledon. Es la primera vez que le ocurre en dos Grandes dese 2019, cuando cedió en sus debuts en Wimbledon y US Open.

Esta es, de hecho, la primera vez que Muguruza pierde en el mismo año en primera ronda de París y Londres, las ciudades donde ha sumado sus únicos Grand Slam. Pero cada vez quedan más atrás ese 2016 y 2017 cuando Muguruza apuntaba a ser una de las más grandes.

Su gran tenis sigue ahí, pero escondido tras capas y capas de dudas e incertidumbre. Esta vez no sufrió una remontada, esa que le han teñido de derrotas los últimos meses, sino que, tras perder el primer set el martes, sellado con una volea horrible y suspenderse el encuentro por falta de luz, no se personó este miércoles en pista.

En los 20 minutos que duró el segundo set, Muruguza solo ganó seis puntos. Perdió en tres ocasiones su servicio y solo ganó un punto sobre el saque de la belga. Encajó el sexto 'rosco' de su carrera en un Grand Slam y el primero en Wimbledon. Nunca se había llevado un 6-0 de Londres hasta este miércoles.

Minnen se enfrentará en segunda ronda a la china Qinwen Zheng, que venció a la estadounidense Sloane Stephens.