EFESilverstone (Gran Bretaña)

El Gran Premio de Gran Bretaña de MotoGP se convirtió en una batalla de astucia más que de estrategia pues Alex Rins (Suzki GSX RR) sólo pensaba en la victoria mientras que Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V), que como a buen piloto no le gusta perder a nada, lo intentó hasta el último momento pero sabía que tenía que pensar también en el campeonato.

Y esa fue sólo una de las victorias que protagonizaron los pilotos españoles, que en Silverstone protagonizaron el trigésimo quinto "triplete" de victorias españolas en grandes premios y la tercera de la presente temporada junto a Cataluña y República Checa.

Hubo un momento durante la carrera en la que tanto Márquez, primero, como Rins, después, ralentizaron su ritmo para dejar la iniciativa a su rival, pero ese fue un error que permitió que Maverick se les acercase y el motivo por el cual el piloto de Repsol Honda decidió continuar tirando para que al final la lucha por el triunfo fuese "cosa de dos".

Y ello aún a sabiendas de que esa decisión le penalizaría tanto en el consumo de combustible, pues Silverstone, con sus 5.900 metros, es el circuito más largo de todo el calendario, y no es lo mismo tirar delante que aprovechar el rebufo de tu rival, como tampoco por el desgaste de los neumáticos, que al final fueron los dos puntos que acabaron penalizando a Marc Márquez.

Pero quizás más importante que el desenlace final fue el hecho de que en la primera vuelta Andrea Dovizioso se viese involucrado en un incidente fortuito provocado por otro piloto, precisamente uno de los aspirantes a la victoria o al podio como él, el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1).

El francés, muy concentrado, soltó el acelerador y tocó algo el freno delantero de su Yamaha al ver que la Suzuki GSXS RR de Alex Rins hacía un extraño, y ese impulso le hizo caer; su moto ardiendo fue hacia el exterior del trazado pero por ahí pasaba Andrea Dovizioso, quien no pudo hacer nada por evitar la colisión y acabó en la clínica del circuito primero y después en un hospital de Coventry, en donde descartaron males mayores y el piloto pudo regresar a casa.

Ese incidente dejó a dos de los principales rivales de Marc Márquez fuera de carrera y por tanto sin puntos, algo que el de Repsol Honda sabía desde la primera vuelta y, lógicamente, pesa mucho en la estrategia a la hora de arriesgar y quizás por eso optó por consolidar como mínimo una segunda plaza, a sabiendas de que en la última vuelta, como así fue, se la podrían jugar.

Rins, por su parte, estuvo impecable, supo hacer una carrera perfecta después de superar a Valentino Rossi, para ponerse tras la estela de Márquez y esperar su momento, aunque él mismo reconoció que se equivocó, pues atacó una vuelta antes de que realmente se acabara la carrera y tuvo que esforzarse al máximo para deshacer el equívoco en el giro final.

-- Moto2

También se equivocó Alex Márquez (Estrella Galicia 0'0 Kalex), que salió dispuesto a sentenciar cuanto antes la carrera de Moto2 pero su fuerte ritmo, que sólo siguió Jorge Navarro (Speed Up), le hizo caer por los suelos en el sexto giro y le dejó sin puntuar. Sigue líder pero su ventaja es menor.

Márquez le dejó el camino expedito a Navarro pero el de Speed Up no pudo evitar que le alcanzasen tanto el surafricano Brad Binder (KTM) como el español Augusto Fernández (Kalex), que fue quien al final se llevó "el gato al agua" para sumar su segunda victoria de la temporada.

-- Moto3

Arón Canet (KTM), perseguidor del líder italiano Lorenzo dalla Porta (Honda), se vio involucrado en una caída junto al también español Albert Arenas (KTM), enmendó en cierta medida la situación al remontar hasta la decimotercera posición, y el triunfo de Marcos Ramírez (Honda), segundo de la temporada, le vino a echar una mano, pues el italiano acabó tercero y sólo amplió su ventaja en la provisional del mundial en trece puntos, de uno a catorce.

Juan Antonio Lladós