EFEMadrid

Robert Moreno, exseleccionador español, remitió la tarde de este miércoles un comunicado a la Agencia Efe, tras llegar a un acuerdo para su desvinculación de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), en el que asegura que es "un hombre de palabra".

"Después de lo ocurrido en estos últimos días y tras el acuerdo alcanzado el martes 19 de noviembre, siento la necesidad de realizar un comunicado para agradecer el apoyo recibido durante estos meses y despedirme del cargo de seleccionador nacional", destaca.

"Ante una situación extrema como la que vivimos en Malta me tocó asumir la dirección del equipo de todos. El objetivo de la clasificación que se me encomendó se ha conseguido de forma holgada. Ojalá no se hubiese dado nunca está situación. Ahora estaríamos igualmente clasificados", señala en el escrito remitido a EFE.

Robert Moreno no respondió a nada de lo afirmado por el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, ni por el director deportivo, José Francisco Molina, tras hacerse oficial su salida y el regreso al cargo de Luis Enrique Martínez.

"Valorar las últimas horas en el cargo o incluso los últimos días, solo serviría para entrar en una espiral de reproches y justificaciones por cada una de las partes. No lo voy a hacer. No le veo ningún sentido", señala.

"Tengo la conciencia tranquila. Es imposible agradar a todo el mundo, pero os digo sinceramente que respeto a todos y todas las opiniones. Siempre he mantenido que soy un hombre de palabra, que no sería impedimento en el caso de que Luis Enrique decidiera volver a entrenar. Así lo he hecho aunque haya supuesto mi salida. Le deseo lo mejor porque sus alegrías serán las nuestras", añade.

El técnico catalán enumeró una serie de agradecimientos, que inició con los jugadores de la selección y extendió a todos los que le han acompañado en su aventura como seleccionador.

"Gracias a todos los jugadores por su dedicación y entrega en todas las concentraciones. He tratado de ser justo, honrado y directo con ellos. He querido ayudarles a desarrollar su tarea en el campo de la mejor forma posible", resalta.

"Quiero destacar que no hubiese sido posible para mí desarrollar esta tarea sin Luis Enrique, Rafel, Joaquín y Jesús. No pierdo un 'staff', lo que dejo atrás son amigos. Sin olvidarme de los auxiliares, personas muy importantes en un equipo y que nunca son suficientemente reconocidas", agrega.

"He sentido el cariño de la gente", continúa, "y solo puedo deciros gracias. Gracias a los cientos de desconocidos que os habéis acercado para animarme y felicitarme. Os llevo para siempre en el corazón. Agradezco a todos los integrantes de la Real Federación Española de Fútbol el trato recibido durante mi estancia en la selección absoluta. Me he sentido querido y respetado".

También dedicó palabras de cariño a la prensa: "Y por último una mención especial a los medios de comunicación por el trato que me habéis dado en todo momento. Habéis sido muy perspicaces en todas las ruedas de prensa. He intentado ser respetuoso con todos y he procurado atenderos sin distinción y tratando de ser amable y sincero".

Por último, pidió disculpas por no comparecer en rueda de prensa en el Wanda Metropolitano tras la goleada a Rumanía y haber recibido a través de Molina la noticia de que no continuaría como seleccionador.

"Espero que me valoréis por lo realizado, no por quien soy. Es lo que yo he tratado de hacer en la selección con los jugadores en cada convocatoria. No quiero dejar de pedir perdón a quien se sintiese ofendido por no dar la última rueda de prensa. Las circunstancias me lo impidieron", señala.

"Mi experiencia", subraya, "como seleccionador absoluto comenzó y ha acabado de un mismo modo, con sabor agridulce. Toca mirar hacia adelante y afrontar nuevos retos como entrenador en mi pasión, el fútbol. Estoy preparado para afrontar el reto de liderar nuevos proyectos".