EFEMadrid

El español Roberto Martínez (Balaguer, Lleida, 1973), seleccionador de Bélgica, ensalza en una entrevista con EFE el “control emocional” de Thibaut Courtois que le hace ser un portero “que gana puntos”. Desgrana el jugador “atípico” que es Kevin de Bruyne y avisa de que no hay que “olvidar la generación de oro del fútbol belga” demasiado pronto.

‘Bob’ Martínez analiza todos los nombres propios de la selección que dirige y mantiene, desde octubre de 2018, en la primera posición del ránking FIFA, la tercera que más tiempo ha estado en dicho puesto. De Eden Hazard asegura que “no” le han “perdido” a pesar de su poco protagonismo en el Real Madrid y pondera la “madurez” de Yannick Carrasco en su segunda etapa en el Atlético de Madrid.

Pregunta: Bélgica lleva casi tres años y medio liderando el ránking FIFA, ¿se lo esperaba al llegar?

Respuesta: Lo que no esperaba era estar tanto tiempo. Cuando fui a Bélgica era por un periodo de dos años, para clasificarse al Mundial de Rusia. A partir de ahí, la intención era volver a un banquillo de club. Pero la química y la calidad humana de este grupo, como el talento individual, te sumerges en lo que es el siguiente paso. Ese era llegar al número 1. Un país de 11 millones de habitantes, que pueda estar todo ese tiempo consecutivo en el número 1 da a entender lo que esta generación futbolística merece.

A partir de ahí, fue clasificarse para la Eurocopa y ahora hacer el Mundial. Y compaginar el rol de director técnico, que me da un día a día. Después de 10 años en el fútbol británico, necesitaba ese día a día. Sin esto, no hubiera podido seguir en el fútbol internacional las seis temporadas que llevo porque esa otra parte de poder trabajar con la gente joven y con la evolución del fútbol belga era una parte muy importante.

P: Usted es un hombre de fútbol, ¿hay más pisotones ahora?

R: En el fútbol moderno se quiere defender arriba, muy rápido; hay mucho trabajo en lo que se hace sin balón y por eso, quizá, hay algo más de invasión en el espacio que el futbolista tiene con balón. Pero el contacto ha existido siempre, lo que hay ahora son mejores campos, el balón está más en juego…

P: Juega con tres centrales casi siempre. ¿Va a seguir por esa línea?

R: Nuestro sistema era circunstancial para poder tener cabida en el equipo cuatro centrales de altísimo nivel. Cuando llego a la selección belga es con una línea de cuatro, contra España, en un partido en el que estamos muy bien batidos por España y en ese momento tuvimos que cambiar.

Teníamos a Kompany, Alderweireld, Vertonghen y a Vermaelen; cuatro centrales de clase mundial. El sistema lo desarrollamos a partir de ahí, y no teníamos laterales específicos que desarrollaran el papel que necesitamos en un equipo de ataque como el nuestro. El sistema de tres centrales nos vino muy bien, pero se puede adaptar a los jugadores que tenemos. Nos basamos más en la idea de juego y en los conceptos más que ser esclavos de un esquema.

P: Imagino que el siguiente paso es pasar de una selección revelación a otro nivel superior. ¿Tiene que trabajar psicológicamente en estos meses hasta Qatar 2022?

R: Ganar un Mundial es algo que cuando se tiene que hacer por primera vez, necesita un trabajo psicológico específico. Cuando eres un jugador parte de un equipo que ya ha ganado un Mundial, está en el escrito y es mucho más fácil focalizarse en lo que hay que conseguir. Nosotros estamos trabajando con una idea muy clara, que es sacar el máximo jugo a esta generación que es muy especial a todos los niveles.

También el poder acelerar el proceso de desarrollo de la generación joven que viene por detrás. En marzo es una gran oportunidad para nosotros porque tenemos dos amistosos y hay que darle un sentido; así que trabajaremos con los jugadores con menos de 50 internacionalidades para darles la oportunidad de liderar y experimentar sin el consejo de los jugadores que han estado en la selección por 12 o 13 años.

P: Entremos en nombres propios. Cómo ha crecido Yannick Carrasco en su segunda etapa en el Atlético tras marcharse a China. ¿Ve un trabajo de Simeone que le haya venido bien?

R: Desde Bélgica se ha seguido con mucho cariño la segunda etapa de Yannick en el Atlético. Era algo por lo que todo el mundo tenía mucha curiosidad. Igual que cuando decide salir de España e ir al fútbol Chino, se vio como un paso de muchísima autoridad y de querer demostrar que podía encabezar un proyecto deportivo. Cuando vuelve al Atlético, es su etapa de gran madurez. Tuvo una parte muy directa en conseguir el título de Liga.

Se le ha visto un toque de madurez que nos puede ir muy bien a la selección. Incluso en la Nations League marca un gol muy importante contra Francia, demostrando un cargo de muchísima responsabilidad dentro del equipo.

P: ¿Qué tiene De Bryune que el aficionado medio no puede ver?

R: Kevin de Bruyne es, probablemente, un jugador muy atípico. Estamos acostumbrados a ver el jugador que ejecuta ese pase final, que tiene la gran visión de juego; siempre pensamos que estos futbolistas necesitan su tiempo para ejecutar las acciones, pero Kevin de Bruyne lo hace al revés, acelera el tempo del partido. Es un jugador creativo muy distinto a lo que entendemos, con gran capacidad técnica, pero sobre todo por la visión que tiene para los espacios y encontrar el tiempo para dar el balón. Está ahora en un equipo que pelea por todo, está en el mejor momento de su carrera deportiva. Es muy difícil encontrar otro jugador que pueda dar ese rol a otro equipo.

P: Vemos a Courtois cada semana en España, que ha tenido un crecimiento exponencial y eso que ya era bueno antes. Genera hasta un sentimiento de frustración en los rivales.

R: Creo que ha estado a este nivel muchas temporadas. Gana el premio a mejor portero en el Mundial de 2018… La llegada al Real Madrid fue un poquito difícil, pero la consistencia que ha tenido es de un portero que gana puntos en acciones muy decisivas. Tiene un control emocional que no es normal. La gran capacidad que Courtois tiene es, además de todo lo que puede hacer en la portería, esa tranquilidad emocional que puede dar a sus compañeros de la forma en la que controla los momentos de un partido. Yo he visto a Thibaut Courtois al nivel de los mejores porteros del mundo, sino el mejor.

P: Imagino que un estímulo de cara al Mundial será el de recuperar a Eden Hazard.

R: Nosotros necesitamos a Eden Hazard. No lo hemos perdido a nivel internacional. A nivel de club no tiene la relevancia o el papel importante que él siempre ha dado a los clubes, pero su objetivo sigue siendo ser importante para el equipo y ayudar al equipo. Eden es una persona que es muy clara y racional, no tiene un ego que le ciegue lo que quiere hacer. Pero a nivel de la selección, es nuestro capitán y confiamos plenamente en él.

Es verdad que tenemos una situación un poco distinta a ocho meses del Mundial. Realmente no sabemos qué cantidad de jugadores se verán afectados de cambiar de club o no. Y en la situación de Eden, la vemos en la misma línea. Para nosotros no es un jugador que hemos perdido. Sigue siendo nuestro capitán y esperemos que pueda recuperar esa forma física a nivel de partidos porque ahora se ve que su objetivo no está compartido con el club.

P: Otro nombre propio que atraviesa una situación complicada. Romelu Lukaku. ¿Le parece extraño que no encuentre su sitio en el esquema de Tuchel?

R: La situación de Romelu siempre la entendimos como un paso que él quería dar. Quería volver al Chelsea, era un equipo donde había estado, pero donde no había ganado títulos; y quería conseguir eso. El Chelsea es el equipo que gana la ‘Champions’ sin jugar con un ‘9’ fijo y se puede entender que sea una de las opciones que el entrenador considere. Romelu está tranquilo, centrado y ha tenido momentos importantes en el Chelsea este año, pero lo importante va a pasar en los próximos tres meses.

P: Usted conoce muy bien a Henry, porque es su ayudante. Hay un jugador al que se le compara con él, Kylian Mbappé. ¿Alguna vez han hablado de él?

R: En este momento es uno de los jugadores que pueden marcar la diferencia. Es un jugador muy difícil de parar. A veces tenemos conversaciones porque Henry tiene un poco la conexión de salir del Mónaco, le ha seguido muy de cerca… probablemente son más distintos de lo que la gente se piensa, pero hay similitudes en su juego. El gol que le marca al Real Madrid en París, hay muy pocos jugadores que puedan hacerlo en este momento; y esa es la gran virtud.

P: Ha analizado las grandes figuras de la generación de oro del fútbol belga. ¿Tienen relevo?

R: Lo que es bonito es que siempre estamos obsesionados con preparar a nuestros jugadores jóvenes para que algún día puedan rellenar las botas de estos futbolistas, pero nada te prepara para eso. El talento está ahí, siempre estará en Bélgica porque es una nación muy futbolera, hay mucha diversidad que ayuda a la formación del futbolista, se trabaja muy bien en las edades sub-15 y sub-18 para desarrollar ese talento; pero sin el paso meticuloso que esta generación ha tenido es muy difícil de valorar dónde puede llegar.

Tenemos nombre de gran calidad, de un estímulo buenísimo. Charles De Ketelaere ha jugado en ‘Champions’ a una edad muy temprana y ha debutado con la selección, Jérémy Doku hizo una gran Eurocopa… el talento siempre existirá en Bélgica, pero es importante que no nos queramos olvidar de la generación de oro demasiado pronto. Es una generación única y muy difícil de repetir.

P: Ha mencionado la diversidad. Esta generación nace cuando en la Federación le abrieron la puerta en 2002 a los jugadores nacidos en Bélgica pero de padres extranjeros.

R: La selección es un reflejo de lo que es la sociedad belga. Bélgica tiene tres lenguas oficiales, con solo 11 millones de habitantes. El ciclismo y el fútbol son parte de la vida de la persona belga. El vestuario de la selección es el reflejo de lo que es la sociedad belga; de tener muchísimo respeto. Es muy bonito ver este vestuario, que es parecido a lo que puedes ver en la Premier League; es lo que te da la capacidad de jugar un fútbol moderno.

P: ¿Cómo ha vertebrado la selección al país?

R: Cuando la selección consigue algo unifica todo el país, la gente encuentra un punto común. Y eso es una lección buenísima. El fútbol nos ha dado lecciones que, probablemente, no hubiésemos encontrado de otra forma. Valoro mucho a estos futbolistas porque tienen conciencia del rol de embajador que tienen en la comunidad y por eso se merecen aún más su gran éxito con la selección.

P: Gracias a su trabajo en la Federación se están desarrollando cursos de entrenadores, y hay uno que empieza a destacar como es Kompany con el Anderlecht. Imagino que se lo esperaba por su forma de entender el fútbol.

R: Sin duda. No fue una sorpresa para nada. Eso es una de las lecturas que quisimos dar en la Federación, que esta generación de oro tenía que seguir activa incluso cuando no esté jugando al fútbol. Por eso empezamos hace dos años a facilitarles los cursos de entrenadores a los jugadores. Esta generación va a seguir influenciando el fútbol belga los próximos 20 años desde la posición de entrenadores.