EFEParís

El torneo de Roland Garros "lamentó" este viernes las nuevas restricciones de público impuestas por el Gobierno francés ante la crisis sanitaria de la COVID-19, que restringen a 1.000 el número de espectadores que podrán acceder al torneo, al tiempo que anunció que sorteará a los agraciados.

En un comunicado, la dirección del torneo indicó que "lamenta profundamente esas restricciones", anunciadas este jueves por el primer ministro, Jean Castex, en una entrevista televisiva.

Recordó que ese número de espectadores equivale a una 35 parte del público que suele acudir a Roland Garros durante la primera semana y que se reparten en 16 pistas en 12 hectáreas.

"Las nuevas normas nos obligan a adaptar la situación de la venta de entradas, por lo que organizaremos un sorteo entre quienes hayan adquirido tickets", indicó la organización, que contactará a los agraciados por correo electrónico.

La Federación Francesa de Tenis (FFT), organizadora de Roland Garros, aseguró "compartir la decepción de los aficionados que no podrán ingresar en el recinto" y les agradeció "su apoyo y su fidelidad" al torneo.

Recordó que el Grand Slam de tierra batida tiene una gran proyección internacional y que es "clave en el desarrollo deportivo de Francia y en su reputación internacional".