EFERedacción Deportes (EE.UU.)

El norirlandés Rory McIlroy se puso este jueves al frente del Campeonato de la PGA en una primera jornada en la que el español Jon Rahm sufrió hasta terminar a 8 golpes del líder.

Con una gran confianza y solidez en su juego, McIlroy entregó una tarjeta de 65 golpes (-5) al registrar siete 'birdies' y dos 'bogeys'.

Especialmente destacada fue su racha del hoyo 12 al 15, donde encadenó cuatro 'birdies' seguidos.

Ganador en dos ocasiones del Campeonato de la PGA dentro de los cuatro 'major' que figuran en su palmarés, McIlroy se presentó en el Southern Hills Country Club de Tulsa (Oklahoma, EE.UU.) como número 7 del mundo y con el buen recuerdo que dejó en el Masters de Augusta, donde terminó segundo a 3 golpes del ganador, el estadounidense Scottie Scheffler, tras un extraordinario -8 en la última jornada.

A un golpe de McIlroy se situaron los estadounidenses Will Zalatoris y Tom Hoge (ambos con -4) mientras que el mexicano Abraham Ancer, el mejor hispano en el inicio del Campeonato de la PGA, tuvo un comienzo excelente y fue uno de los tres golfistas que se quedaron con -3 a dos golpes del líder.

LA FRUSTRACIÓN DE RAHM

Rahm, número 2 del mundo, compartió partido con los estadounidenses Scottie Scheffler (n.1) y Collin Morikawa (n.3) en la cita más atractiva de la apertura del Campeonato de la PGA.

Sin embargo, ninguno de los tres tuvo su día.

Entre muestras de frustración e impotencia, Rahm acabó con +3 tras una decepcionante jornada con dos 'birdies', tres 'bogeys' y un doble 'bogey' en el hoyo 8.

Tampoco contaron con motivos para sonreír Scheffler (+1) y Morikawa (+2).

Los tres golfistas sufrieron mucho para encontrar su ritmo, tanto que Scheffler, conocido por su serenidad y calma, perdió en algún momento los nervios al ver que las cosas no le salían como quería.

Además de Rahm, la delegación española en Tulsa cuenta con Sergio García, que cerró su primera jornada con +3; Adri Arnaus, que logró +2; y Pablo Larrazábal, que acabó con +7.

Mejores noticias dieron los representantes latinos.

Sin olvidar el gran papel del mexicano Abraham Ancer (-3), en esta primera jornada del Campeonato de la PGA también destacaron los chilenos Mito Pereira y Joaquín Niemann (ambos con -2).

El venezolano Jhonattan Vegas (+3), el colombiano Sebastián Muñoz (+4) y el mexicano Carlos Ortiz (+9) completaron la participación latina.

EL DOLOR DE WOODS

Como ya pasó en el Masters de Augusta, Tiger Woods centró gran parte de la atención del público y de los medios de comunicación en el Campeonato de la PGA y concluyó su primera jornada con una tarjeta de 74 golpes (+4) tras volver a padecer problemas físicos.

Vencedor en cuatro ocasiones de este 'major', Woods, que compartió partido con McIlroy, comenzó con buenas sensaciones gracias a dos 'birdies' en sus primeros cinco hoyos.

Sin embargo, no pudo mantener ese nivel en el resto de su recorrido y acabó con cuatro golpes sobre el par tras un día en el que registró tres 'birdies' y siete 'bogeys'.

"Mi pierna no se está sintiendo tan bien como me gustaría", concedió Woods, en declaraciones recogidas por la web oficial del PGA Tour, al explicar que le duele tanto al poner peso como al caminar.

Tras el Masters en abril, este es el segundo 'major' para Woods después del grave accidente de carretera que sufrió en febrero de 2021 y que le dejó durante más de un año sin competir.

Más allá del resultado que coseche, hay un gran interés por saber si aguanta el físico de Woods ya que en el Masters su rendimiento fue bajando progresivamente conforme avanzaba el torneo debido a sus molestias.

Dos asuntos más dominan la actualidad en los corrillos de este grande: la ausencia de su vigente campeón y la polémica entre el PGA Tour y el LIV Golf saudí.

El estadounidense Phil Mickelson, que el año pasado se convirtió con 50 años en el golfista más veterano en coronarse en un 'major', anunció la semana pasada que no iría a Tulsa.

La ausencia del estadounidense, que tampoco disputó el Masters de Augusta, se conoció pocos días después de que estallara la bronca entre el PGA Tour y el LIV Golf, un tour financiado por el régimen de Arabia Saudí, que aspira a rivalizar en calidad y prestigio con el PGA Tour y al que han aparecido vinculados nombres como el del propio Mickelson.