EFEMadrid

Andrey Rublev sobrevivió al empuje y el compromiso de Elias Ymer (6-2, 5-7 y 7-6(3)) para poner a Rusia por delante en la eliminatoria contra Suecia y a un paso de sus segundas semifinales consecutivas de las Finales de Copa Davis, donde espera Alemania.

Rublev fue llevado al límite por un rival batallador que emergió cuando tenía el partido perdido. Ymer se agarró al encuentro hasta el final y llegó a descomponer al ruso que no encontró la forma de solventar el contratiempo y que, por momentos, pareció marcharse del partido.

El escandinavo a punto estuvo de vestirse otra vez de héroe en un enfrentamiento donde la distancia en el ránking fue inexistente. Rublev, quinto del mundo, sufrió ante su rival, 171, que disfruta en Madrid de sus momentos de gloria a pesar de estar habitualmente al margen de los momentos importantes en los grandes eventos a lo largo del año.

Ymer ya mostró un alto rendimiento en la fase de grupos, especialmente en el duelo ante Canadá, frente a Steven Diez y Kazajistán, cuando venció a Mikhail Kukushkin.

El tenista de Skara de 25 años crece en su rendimiento en la Copa Davis pero no pudo cuestionar la calidad de su rival, ganador este año en Rotterdam y finalista en Montecarlo, Halle y Cincinnati.

Ymer mantuvo el pulso durante cuatro juegos al inicio del choque (2-2) pero aceleró Rublev para apuntarse otros tantos consecutivos y cerrar la manga.

Después, el escandinavo rompió el servicio del ruso por primera vez pero no lo pudo consolidar. Sin embargo, Elias Ymer se aferró al partido y cuando su rival se situó con 5-3 para cerrar el partido reaccionó. Se apuntó cinco juegos consecutivos, igualó el duelo y se puso por delante en la manga definitiva.

Rublev había perdido el rumbo. El partido estuvo en el alambre y llegó al 'tie break' donde el ruso estuvo más solvente y encontró la fórmula para ganar y encontrar el alivio.

Rusia se pone por delante en un cuarto de final que puede sentenciar Daniil Medvedev si gana en el segundo enfrentamiento a Mikael Ymer. Después, si es necesario, el choque de dobles entre Andrey Rublev y Aslan Karatsev frente a los suecos Andre Goransson y Robert Lindstedt.