EFERedacción deportes

El español Carlos Sainz (Ferrari), séptimo en el Mundial de Fórmula Uno, que fue octavo en el Gran Premio de Arabia Saudí, manifestó este domingo en Yeda que "fue una carrera divertida" y que "no" se puede "quejar de" acabar en esa posición "después de haber salido el 15".

"Ha sido una carrera divertida de pilotar y no podemos estar muy decepcionados al empezar desde el decimoquinto puesto y haber acabado octavos", afirmó Sainz, de 27 años, que suma 149,5 puntos, cuatro y medio menos que el inglés Lando Norris (McLaren), que es sexto.

"Hice una buena salida y pude atacar, recuperando inmediatamente algunas posiciones con el neumático duro, que estaba funcionando muy bien", explicó el talentoso piloto madrileño, que cuenta cinco podios en la F1, tres de ellos este año.

"Desgraciadamente, el primer coche de seguridad y la bandera roja salieron demasiado pronto para mis intereses. Por ese motivo, no quedaba más remedio que adaptarnos a los (neumáticos de compuestos) medios, aunque sabíamos que teníamos que hacerlos durar 36 vueltas", explicó.

"Tuvimos un ritmo muy fuerte al comienzo de la segunda tanda (stint), llegando al séptimo puesto y alcanzando a (Pierre) Gasly (francés de Alpha Tauri) por delante, pero hacia el final mis neumáticos estaban completamente desgatados y en las vueltas finales no pudimos hacer nada para defendernos de Charles (Leclerc, su compañero monegasco), que rodaba con el compuesto duro", indicó.

"Es una pena lo de la calificación de ayer, estoy convencido de que podríamos haber terminado más arriba, pero estoy contento de haber vuelto a sumar puntos. Ahora esperamos terminar la temporada en Abu Dabi de la mejor manera posible", comentó el español de Ferrari tras acabar octavo este domingo en Arabia.