EFEMadrid

Sergio Ramos, capitán de la selección española, vivirá en el estadio Ramón de Carranza de Cádiz un homenaje especial, tras convertirse en el jugador con más partidos en la historia de la Roja, en un camino en el que confiesa que quien más le "marcó" fue Luis Aragonés.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) prepara un homenaje a su capitán en Cádiz, ciudad que acoge el penúltimo partido de clasificación a la Eurocopa 2020 que España disputa ante Malta, con Sergio Ramos siendo ya el hombre récord del fútbol español.

"El que más me marcó fue Luis Aragonés, yo era muy joven, había rodado muy poco, tenía poco experiencia y sus consejos valían por mil", confesó a los medios de la selección española en un vídeo hecho con motivo del homenaje que le realizarán.

"Hizo mucho hincapié conmigo, con Reyes que en paz descanse, Fernando Torres y Andrés Iniesta, jugadores jóvenes que necesitábamos ese padre del fútbol. Luis hizo un trabajo espectacular con nosotros y me quedo con él por su apuesta en mi y los consejos que me dio", añadió.

Ramos espera inquieto el homenaje que le van a rendir sin saber detalles que le mantienen ocultos. "Para mí va a ser un momento inolvidable que tu país, tu gente, te reconozca el esfuerzo y todo lo que has conseguido después de 168 partidos".

"Cádiz es una ciudad que está muy cerca de la mía y me he sentido muy querido allí. Que te homenajeen de esa manera, me dicen que va a ser un día muy especial y siempre estaré agradecido", añadió.

Echando la vista atrás, Ramos reconoce que en sus primeros pasos "soñaba con poder representar a la selección" pero "para nada" pensó que podía convertirse en leyenda y el jugador que más partidos disputaría.

"Sabiendo las grandes estrellas de nuestro fútbol, Raúl, Iker, todos los grandes, nunca pensé que podía ser el jugador que más vestiría la camiseta", dijo.

Y recordó su primera convocatoria con la absoluta. "Recuerdo que estaba con mi madre y mi hermano en casa, había venido del entrenamiento y nos llamó el jefe de prensa del Sevilla para decirnos que había sido convocado por Luis Aragonés. Todos saltando de alegría, mi madre llorando es la imagen que se me viene. El debut fue en 2005 un amistoso contra China. Ponerme por primera vez la camiseta de la selección era un sueño cumplido".

Desde entonces ha ganado un Mundial y dos Eurocopas, los mejores momentos con los que se queda. "Son los tres momentos que más me han marcado con la selección. Tener la oportunidad de ganar las finales son momentos imborrables que quedan".

Si algo ha caracterizado a Ramos como internacional ha sido su pasión con la que siempre defendió la camiseta. "Hablar de la selección es hablar de orgullo, ilusión, coraje, esfuerzo, dedicación. Reúne muchísimos valores. Aprovecho cada momento como si fuese el último. Por eso mantengo la ilusión y ambición por seguir viniendo".

Ramos marca la Eurocopa 2020 como el próximo objetivo sin mirar más allá. "El siguiente reto es disputar la Eurocopa e intentar ganarla. Vamos a intentar hacer un gran papel, me toca capitanearla con muchísimo orgullo y en el futuro habrá otros motivos por los que venir".