EFEValencia

La base de la selección español Silvia Domínguez señaló antes de arrancar este jueves el Eurobasket que haber ganado las dos anteriores ediciones o ser el país anfitrión de la fase final no les supone la presión añadida que sí que cree que tienen otros equipos favoritos como Francia.

“Yo entiendo la presión de otra manera. Entiendo que la tiene Francia porque lleva cuatro finales perdidas después de ser cada año un claro favorito para ganar. Nosotros llevamos dos Eurobasket seguidos y los ‘rankings’ nos colocan terceros, así que presión será la que nos pongamos”, señaló en una entrevista con Efe.

Además, la veterana jugadora de la selección aseguró que los positivos por covid-19 el pasado viernes de Tamara Abalde y Alba Torrens suponen una dificultad añadida, por no poder contar con ellas (han sido sustituidas por Laura Quevedo y Paula Ginzo) y por el trastorno que ha supuesto en la preparación.

“Es algo que dificulta muchísimo las cosas porque hay unas preocupaciones mayores que el baloncesto, pero la competición está a la vuelta de la esquina y, o estamos preparadas, o podemos tener sorpresas. Pienso que iremos creciendo”, apuntó.

“Tenemos ese interrogante ahí. El de Turquía (el último amistoso) ha sido partido de preparación en el que mejor nos hemos sentido y el haber parado esa dinámica, no haber tenido el último partido contra Italia, especialmente para acabar de integrar a Astou (Ndour), crea una incógnita”, admitió.

Además, la directora de juego apuntó que los positivos crearon una situación de “nerviosismo” por si existía un brote. “Desde entonces estamos con pruebas diarias y vives todo el día cruzando los dedos y esperando que esté todo bien pero como grupo seguro que nos recomponemos muy bien y que esto nos va a dar fuerza y unión”, apuntó.

De hecho, Domínguez, aunque constató que estas situaciones les hagan ver “que el camino se ha hecho más difícil”, también dijo que “la capacidad del equipo es la misma y la predisposición, también”.

La jugadora del Perfumerías Avenida recalcó lo importante que será el apoyo de los aficionados. “Después de todo lo que hemos pasado, la mejor de las noticias es jugar en España y en Valencia y tener el apoyo y el empuje de la afición, es el verano que más los necesitamos”, señaló.

Domínguez no supo establecer un logro claro con el que acabaría contenta el campeonato. “No nos podemos permitir más que pensar en cada día y en cada test. Sólo pienso en Bielorrusia, pero estaré contenta con el que el equipo compita y esté en disposición de ganar medallas”, afirmó.

Respecto a ese primer encuentro dijo que el de apertura “siempre es complicado” y advirtió de los peligros de su rival. “Ellas tienen alguna algunas bajas, aunque cuentan con (Alexandria) Bentley nacionalizada y eso les da un salto cualitativo, también tienen pívots que se abren para tirar y siempre es difícil defender a equipos que tiran todos y nos estamos preparando”, afirmó.

Preguntada por la mejor arma de España, se mostró segura de que hasta ahora ha sido la defensa, pero advirtió que deberán cambiar algunas cosas y dar responsabilidad a las jugadoras jóvenes.

“Siempre nuestra defensa nos ha diferenciado, tenemos menos centímetros que otros años pero podemos suplirlo con las jugadoras jóvenes muy agresivas y que tienen capacidad de apretar muchísimo”, destacó.

“Para ellas es una oportunidad muy grande quizás algunas podían pensar que venían para aprender y ahora con estas circunstancias les toca coger más responsabilidad de la que creían. Es un verano muy importante porque puede marcar su crecimiento”, concluyó.