EFEMadrid

"Nada que objetar. Tranquilidad. Seguiremos acá", confirmó este domingo Diego Simeone, el entrenador del Atlético de Madrid, sobre su continuidad en el club, en el que el próximo curso abordará su undécimo proyecto, sin bajarse en ninguno de los tres primeros de LaLiga, a la espera de qué sucede en la última jornada, pero también con la exigencia de competir por más de lo que lo ha hecho esta campaña y con la misión de reiniciar y rearmar a su equipo para suplir las bajas de Luis Suárez o Héctor Herrera.

Son las dos despedidas oficiales del Atlético. Ninguno de los dos continuará más allá de la finalización de su presente contrato, el 30 de junio, con el '9' uruguayo con la indiscutible figura ya de leyenda del conjunto rojiblanco, por los 21 goles con los que marcó la diferencia para ser campeón del torneo el pasado curso (ha jugado 82 duelos y ha anotado 34 tantos en dos años) y con el centrocampista mexicano rumbo al Dynamo Houston de la MLS.

Eso significa que el Atlético deberá acudir al mercado para reponer un atacante que complete la nómina de la que dispondrá el próximo curso con Joao Félix, cuya eclosión de los últimos meses lo transformó en el líder desbordante y concluyente que aguardaba el equipo desde su fichaje en el verano de 2019; Antoine Griezmann, que, salvo giro inesperado, seguirá cedido desde el Barcelona dentro del acuerdo que firmaron ambos clubes hace un año; Ángel Correa y Matheus Cunha, cuyo crecimiento lo propone en un rol importante, aunque con la incertidumbre de que sólo haya marcado 7 goles en 37 encuentros. Giuliano Simeone, el goleador del ascenso del Atlético B, también aguarda su ocasión.

A la vez, la intención es que Álvaro Morata, cedido por segundo año consecutivo al Juventus, encuentre otro destino antes de volver al Atlético, tras su salida hace dos cursos, entre las dos opciones que asoman en su futuro. Una es el Barcelona, que ya lo pretendió en el pasado mercado de invierno y puja de nuevo por él; otra es el Juventus, que tiene una opción de compra de 35 millones de euros al final de la presente campaña. Sea una, otra o alguna alternativa, la previsión es que saldrá del club rojiblanco.

KAMARA, SAMUEL LINO, LA RENOVACIÓN DE FELIPE...

También deberá reemplazar al menos una pieza en el medio campo, aunque ahí ya tiene encarrilada la incorporación de Boubacar Kamara, que termina contrato con el Olympique Marsella, el club de la ciudad donde nació hace 22 años, y que esta campaña ha jugado hasta ahora 47 partidos oficiales, 33 como titular, con un gol, 78 pases por partido (con un total de 2.915 entregas con éxito en el global del curso), 216 duelos ganados y 61 recuperaciones, según las estadísticas oficiales de su propio equipo, en el que juega desde 2016. Es internacional francés en las categorías inferiores. Es medio centro. También puede jugar de central.

Hay otro fichaje ultimado por el Atlético: el extremo brasileño Samuel Lino, goleador doce veces, aparte de repartir cinco asistencias, en la quinta posición del Gil Vicente en la actual campaña. También añade dos goles más en la Copa de Portugal. Lo fichará el club madrileño, que pagará unos 6,5 millones de euros por él, según admitió Ricardo Soares, su entrenador en el club luso. Juega por la izquierda. La pretemporada, en cualquier caso, determinará si está en la plantilla 2022-23 o sale cedido, como ya ha ocurrido en casos precedentes.

En el centro del campo no se prevé tampoco excesivo movimiento en la plantilla, con Koke Resurrección, Marcos Llorente, Geoffrey Kondogbia y, previsiblemente, Rodrigo de Paul, aunque el centrocampista argentino no haya alcanzado las cotas que se esperaban en su primer año de rojiblanco y surja el interés de clubes italianos en su fichaje. También con Thomas Lemar, cuyo contrato concluye en 2023. Y habrá que ver qué ocurre con Yannick Carrasco, de los más destacados del tramo final del curso. Lo dictará el mercado.

Igual que sucederá en determinadas posiciones de la defensa. El central Felipe Monteiro, de 33 años, también terminaba contrato, como Herrera y Suárez, pero lo ha alargado por una temporada más (pendiente de la confirmación oficial), más allá de que haya bajado su rendimiento en los dos últimos años respecto a su tremenda irrupción en el equipo en 2019, para complementar una zaga con las certezas de Stefan Savic, Reinildo Mandava y, salvo sorpresa, José María Giménez en la plantilla de la próxima campaña.

Previsiblemente, también, de Renan Lodi, aunque siempre sujeto, como todos, a la vorágine que siempre promueve el mercado veraniego desde todas las perspectivas, desde clubes y jugadores. Desde la necesidades o las oportunidades que aparecen para los equipos hasta las pretensiones de los futbolistas. De la oferta y la demanda. Del equilibrio entre la economía y las expectativas deportivas.

¿VRSALJKO, WASS, HERMOSO?

A la espera de la respuesta de Sime Vrsaljko a la oferta de renovación, aunque su protagonismo en las últimas dos temporadas ha sido más circunstancial que otra cosa, relegado a un papel secundario en el lateral derecho, el futuro el próximo curso del resto de la zaga aparece en el aire, que no quiere decir que vayan a salir seguro.

También lo dictará el mercado. Ahí surgen nombres como Mario Hermoso, relegado a un segundo plano desde la incorporación de Reinildo el pasado mes de enero, o Daniel Wass, fichado por año y medio en el pasado invierno e inédito en cada uno de los nueve encuentros oficiales disponible desde su recuperación de la lesión de la rodilla derecha que lo mantuvo dos meses fuera.

"Hablé con él hace dos semanas atrás, explicándole un poco lo que sentía, lo que pasó a partir de su llegada y su lesión, el poco ritmo de juego que viene teniendo y en un tramo final donde tenemos que decidir con quién contar para competir estaba eligiendo a otros compañeros, porque no podía tener y no pudo tener esa continuidad de partidos. La única manera de que lo pueda ver es en la mejora en los entrenamientos. A partir de ahí, es cuando valoramos si podemos contar con él o no", explicó Simeone sobre el presente de Wass.

En la portería, con la continuidad de Jan Oblak -su contrato concluye en 2023- y el fin de la cesión de Benjamin Lecomte desde el Monaco, sin un solo minuto salvo que eso cambie el próximo domingo en la visita a la Real Sociedad en el Reale Arena, la incógnita es Ivo Grbic, cedido por una campaña al Lille, donde perdió su titularidad con la goleada 1-5 el pasado febrero ante el París Saint Germain. No ha vuelto a jugar ningún minuto.

EL REGRESO DE SAÚL

Aparte de Morata y Grbic, el Atlético tiene cedido en el Chelsea a Saúl Ñíguez, que apenas ha jugado 22 de los 57 partidos posibles en esta campaña con el club inglés, trece de ellos como titular, en su aventura en la 'Premier League' después de su cesión a última hora en el mercado veraniego de hace un año, cuando el conjunto rojiblanco tuvo al alcance a Griezmann y debió cuadrar las entradas y salidas para ajustarse a los límites salariales.

Centrocampista natural, su posición en el lateral izquierdo (el lugar donde le reubicó Simeone ante la necesidades del equipo durante las campañas 2019-20 y 2020-21, aunque no de forma constante) también le 'invitó' a irse al conjunto británico. Salvo sorpresa o nuevo destino, deberá regresar al Atlético, con el que además tiene contrato hasta 2026, por cuatro años más. Lo firmó en 2017, cuando era una pieza crucial para Diego Simeone, hasta que perdió su rol de indiscutible a lo largo del curso 2020-21.

El Atlético también tiene cedido a Víctor Machín, 'Vitolo', que apenas ha jugado siete duelos en toda la Liga en el Getafe (aún tiene contrato con el club rojiblanco hasta 2024) y que no contó en todo el tramo anterior para Simeone (antes de su marcha al club azulón, sólo jugó cuatro de los últimos 26 duelos finales de LaLiga Santander 2020-21, de la que se proclamó campeón); Marcos Paulo, a préstamo en el Famaliçao y sin sitio en el equipo; y Santiago Arias, ahora en el Granada y cuyo futuro apunta fuera del Atlético.

Igualmente, el club rojiblanco tiene prestado al lateral izquierdo Manu Sánchez en Osasuna. Al contrario que los demás, el canterano sí ha sumado recorrido en la elite en el conjunto navarro (33 partidos de Liga) para rebuscar su vuelta al club rojiblanco, con el que tiene contrato hasta 2025. También lo ha hecho Nehuén Pérez, central argentino de 21 años que no ha entrado hasta ahora en los planes de Simeone y cedido en el Udinese. Tiene vínculo con el club madrileño hasta 2026.

LA TERCERA POSICIÓN, AÚN PENDIENTE

Al actual Atlético, en cualquier caso, aún le queda un partido y la tercera posición pendientes en la actual campaña. Nunca ha bajado de la tercera plaza en las nueve campañas precedentes el equipo de Diego Simeone, que casi asegura ese puesto en el duelo de este domingo contra el Sevilla, hasta que Youseff En Nesyri lo frustró con el definitivo 1-1 que reabre la competencia por el tercer escalón del podio para la última jornada.

El equipo rojiblanco, que es ahora tercero con un punto de ventaja sobre el Sevilla, ha ocupado un lugar entre los tres primeros de la tabla durante la presente temporada en tan solo ocho ocasiones de las 37 jornadas disputadas, pero nunca se bajó de ahí al final de un curso completo con el técnico argentino, como campeón en 2013-14 y 2020-21; segundo en 2017-18 y 2018-19 y tercero en 2012-13, 2014-15, 2015-16, 2016-17 y 2019-20.

Imposible la segunda posición, por su empate y el del Barcelona en Getafe, para ser tercero depende de sí mismo en el pulso que sostiene con el Sevilla, con el que tiene la diferencia particular perdida en sus enfrentamientos (2-1 en el Ramón Sánchez Pizjuán y 1-1 en el Wanda Metropolitano).

El Atlético visita a la Real Sociedad, sexta, mientras que el Sevilla recibe en su estadio al Athletic Club, octavo.

Si el Atlético gana en el Reale Arena, será tercero sea cual sea el marcador del Sevilla; si empata, necesitará que el conjunto andaluz no gane al Athletic Club; y si pierde deberá aguardar una derrota del bloque que dirige Julen Lopetegui. Son los tres caminos posibles hacia la tercera posición del equipo de Simeone, que ya divisa su undécimo proyecto.

Iñaki Dufour