EFEParís

El entrenador del París Saint-Germain (PSG), Thomas Tuchel, mantuvo este sábado a Neymar fuera del grupo que este domingo se enfrentará al Rennes, en un momento de plena incertidumbre sobre el futuro del delantero brasileño.

El técnico alemán indicó en conferencia de prensa que Neymar está siguiendo un programa individual antes de poder volver a incorporarse y confió en que esté listo para la semana que viene, tras considerar que volver mañana era "demasiado pronto".

Aunque en los últimos días Neymar se había entrenado por separado, oficialmente porque seguía ese programa individualizado para finalizar la recuperación de la lesión que arrastra desde junio, este sábado comenzó a prepararse con el resto de sus compañeros, pero acabó la sesión por su cuenta.

Tuchel admitió que todavía no se ha desbloqueado la negociación sobre su salida del club, pero subrayó que mientras tanto él sigue contando con él.

"No tenemos una solución, pero nuestra relación es la misma, porque es una cosa entre él y el club. Si no hay solución se queda con nosotros, tiene tres años de contrato", apuntó.

Tuchel dejó claro que Neymar es "su" jugador: "Cuando pienso en un equipo fuerte, pienso en un equipo con Ney, un Ney con un buen estado de ánimo", con agresividad en el campo y "capacidad para jugar 90 minutos a su mejor nivel".

El delantero brasileño ya se había quedado fuera el pasado domingo en el grupo que batió al Nîmes por 3-0 y la reacción en la grada, con pancartas contra él e insultos, mostró el enfado de la afición parisina contra el futbolista.

"Estoy convencido de que sabe que no es fácil volver y convencer de que está ahí. Debemos hacer esto juntos, ese es el desafío", sostuvo Tuchel.

Su futuro es objeto de numerosas especulaciones, en particular desde que el PSG y el Barcelona reconociesen abiertamente sus negociaciones para una eventual vuelta de Neymar a la capital catalana.

Representantes del Barça se entrevistaron el martes pasado en París con el director deportivo del equipo de la capital francesa, Leonardo, pero la situación parece bloqueada.

Según las filtraciones a la prensa, el PSG aceptaba la idea del Barcelona de canjearlo por algún jugador, pero quería que fueran dos y además un cheque de al menos 100 millones de euros para recuperar la cifra récord de 222 millones que pagó hace dos años al club catalán.

Ese montaje se ha complicado desde el anuncio este viernes de que Philippe Coutinho deja el Barcelona para jugar en el Bayern de Múnich, ya que Coutinho era uno de los futbolistas que el PSG quería a cambio de Neymar.

Otra opción sería vender el astro brasileño al Real Madrid, cuyos dirigentes, según "L'Équipe", siguen en conversaciones con sus homólogos del PSG y hubo un contacto directo entre ambas partes el miércoles.