EFEMadrid

La UEFA aseguró que "seguirá oponiéndose hasta que prevalezca el sentido común y se abandonen los planes" de la FIFA para que el Mundial se juegue cada dos años, proyecto en el que considera que "cualquier atractivo que se perciba es superficial, mientras que las trampas son siniestras".

Después de que las seis federaciones nórdicas -Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Islandia e Islas Feroe- hayan mostrado hoy su fuerte oposición a la iniciativa de la FIFA, un portavoz de la UEFA insistió en la responsabilidad de esta para que "la carga adicional para algunos jugadores de élite no siga adelante" en detrimento de su salud y del fútbol en general.

"Una Copa del Mundo bienal perjudicaría a todas las formas de fútbol, devaluaría la propia competición, perjudicaría económicamente a los aficionados y frenaría el desarrollo del fútbol femenino y juvenil en todo el mundo. Hay muchas razones por las que los clubes, las ligas y los aficionados están unidos en su oposición", afirmó.

Según sus palabras, "la UEFA tiene la responsabilidad ante el fútbol en Europa de asegurarse de que esta innecesaria carga adicional para unos pocos jugadores de élite no siga adelante en detrimento no sólo de su salud física y mental, sino también del juego en general.

"Desde la idea de una ventana única internacional hasta la completa ignorancia de los inevitables efectos sobre las competiciones femeninas y juveniles, este concepto tiene todas las características de una decisión que la FIFA quiere tomar a toda prisa y dejar que el resto del juego se arrepienta a largo plazo. Cualquier atractivo que se perciba es superficial, mientras que las trampas son siniestras", añadió.