EFEValencia

El entrenador del Valencia Salvador González 'Voro, que se ha hecho cargo del equipo hasta final de temporada tras la destitución de Albert Celades el pasado lunes, señaló en rueda de prensa que decidió aceptar el encargo del club "como un acto de responsabilidad" y recalcó que su situación es puntual y que cuando acabe volverá a sus anterior responsabilidad en el club, tal y como hizo en las anteriores cinco veces en las que dirigió al equipo circunstancialmente.

"Igual que las otras veces, para mi es un acto de responsabilidad en un momento de dificultad del club. Pienso que desde mi parcela puedo aportar algo para mejorar la situación. Han sido muchas veces, pero llevo muchos años en el club, en muchas funciones, y para mí es un orgullo que el club piense en mí en una situación difícil para poder revertir esta situación", indicó.

Voro destacó que ante el poco tiempo que dispone para preparar tanto el partido de mañana miércoles ante el Athletic como el resto, es fundamental trabajar el aspecto anímico y mental de los futbolistas.

" Lo más importante es que los jugadores sepan la importancia que para el club y ellos mismos tiene cambiar la dinámica de resultados. Quedan seis partidos y es muy importante estar en Europa. Son un grupo que han funcionado muy bien y vamos a darle la confianza porque están capacitados para poder mejorar esta situación", subrayó.

"Ahora vamos a tener una charla con los futbolistas para tener una visión clara de cómo podemos a partir de mañana tener una predisposición en el terreno de juego donde compitamos con mayores posibilidades de ganar el partido. El equipo tiene que reaccionar. Ellos también sufren, el fútbol a veces te lleva a situaciones complicadas, pero es un grupo bueno, de calidad y estoy seguro que van a dar la cara.El aspecto mental es fundamental cuando se juegan tantos partidos en tan poco tiempo", añadió.

Voro explicó cómo fue el ofrecimiento para dirigir al equipo y relató que "ayer por la tarde me llamó el presidente y fue la primera vez que me comentó algo. Me dijo que habían tomado decisión de prescindir del entrenador y si estaba dispuesto a asumir esta tarea. Le dije que sí, porque veo al club en momento difícil, no hay tiempo para nada, y como valencianista y persona que lleva muchos años y ha asumido este rol otras cinco veces, y le dije que sí sin ningún tipo de condición. Estoy aquí para aportar mi experiencia en estas situaciones".

El nuevo preparador del Valencia admitió que aunque es "un reto complicado", a diferencias de las anteriores ocasiones en las que se tuvo que hacer cargo de equipo "lo importante es que no hay que mirar hacia abajo sino hacia arriba, esto de alguna forma te quita una losa muy grande porque no luchas para no descender".

Como equipo de trabajo, Voro contará con el técnico del filial Chema Sanz como asistente y con Pablo Rodríguez, que estaba en la secretaría técnica, "que nos va a ayudar en el trabajo de campo. El resto todo igual. No necesitamos más".

Respecto al partido de este miércoles en Mestalla ante el Athletic comentó que "jugamos ante un rival que fuera de casa ha logrado buenos resultados y tras el parón ha venido con una buena dinámica, con un equipo muy intenso, muy físico, que compite muy bien. Sabemos que el rival que tenemos delante está muy organizado y a partir de esta tarde prepararemos el partido para intentar ganar. El mejor remedio son sumar los tres puntos aunque sabemos de la dificultad".

Por último , insistió en que no tiene ninguna ambición de consolidarse como entrenador del equipo. "El club lo ha dicho claramente son seis partidos, y cuando acabe vuelvo a mi antigua situación. Esto está cerrado, es un momento puntual. Es algo que tengo muy claro. Para mí no es una oportunidad, no busco mi momento, es una situación triste porque indica que las cosas no han salido bien", concluyó.