EFEBruselas

Los yihadistas que en marzo de 2016 atentaron contra el aeropuerto y el metro de Bruselas tenía planeado atacar en junio de ese año en París, durante el partido que enfrentaría a Francia y Rumanía en la inauguración de la Eurocopa de fútbol que se disputó en el Estadio de Francia, el 10 de junio, ante 75.000 espectadores.

Según los medios locales VTM y Het Laatste Nieuws, que han tenido acceso al acta de acusación de los atentados de Bruselas, los terroristas tenían intención de atacar a la multitud congregada en torno al fútbol un camión cargado con explosivos.

Pero habrían actuado precipitadamente al sentirse perseguidos por la policía, que acababa de detener en Bruselas a Salah Abdelsman, único superviviente de la célula que meses antes, en noviembre de 2015, atentó contra bares, terrazas y una sala de conciertos en París, causando 131 muertos, dentro del mismo grupo de terroristas.

Terminaron atacando el aeropuerto y el metro de la ciudad, en dos atentados casi simultáneos que dejaron 32 muertos aunque, según el acta de acusación, los ordenadores de los terroristas revelan que tenían también otros objetivos en Bélgica, como centrales nucleares, el puerto de Amberes, el cuartel militar de Flawinne y la residencia del primer ministro.