EFEMadrid

El serbio Luka Jovic dispuso este miércoles de su tercera titularidad esta temporada, la primera desde que Borja Mayoral asegurase que la intención del francés Zinedine Zidane era optar por él en vez de por el exfutbolista del Eintracht de Fráncfort y más tarde desmentido por el galo, pero la desperdició como las anteriores.

En un Real Madrid falto de intensidad, sobre todo en una primera mitad en la que el Shakhtar Donetsk se puso 0-3 arriba con una facilidad pasmosa, el trote del balcánico que desprende una ausencia de ganas no le ayudó a reivindicarse. Igual que sus escasas aportaciones en los 58 minutos que estuvo sobre el terreno de juego.

Las características de juego de Jovic necesitan que le sirvan de balones y, a pesar del escaso fútbol de los de Zidane, le llegaron para cambiar la tendencia, pero no acertó a rematar con acierto y otros en los que la defensa del conjunto ucraniano se impuso con excesiva facilidad.

Un ‘killer’ solo necesita una gol para crecer, y el serbio dispuso de una de esas ocasiones en las que en el Eintracht de Fráncfort metía todas. Centro medido del brasileño Marcelo desde la izquierda que le dejó solo ante el portero, pero no golpeó el balón, el balón le golpeó a él; midió mal y remató con el ojo derecho en vez de con la frente. El Jovic de hace dos años al ver salir ese balón estaría ya pensando en la celebración.

Y es que hace exactamente dos años y un día vivió una noche mágica. De los siete goles que anotó el conjunto alemán frente al Fortuna Düsseldorf, cinco llevaron la firma de un delantero que deslumbra a Europa y que Zidane, negando la mayor de Mayoral en la primera rueda de prensa de la que dispuso, pidió y consiguió incorporar a su equipo.

"Al final lo que se dice no es así, Jovic es jugador del Real Madrid y le he pedido yo, he hablado con el club para su fichaje. Cada uno puede opinar y no me meto, pero decir tonterías es lo que hay. No es así, pero no pasa nada", aseguró.

El galo volvió a confiar en él como alternativa a un Benzema indiscutible y ante los 7 encuentros en 23 días que está afrontando el conjunto blanco, pero no consigue recuperar para la causa a un delantero llamado a liderar registros goleadores y que hasta perdió su sitio en la selección serbia.

Óscar Maya