EFEMadrid

Alberto Conejero ha sido nombrado por la Comunidad de Madrid nuevo director de su Festival de Otoño, que "descentralizará" su oferta para que sus 179 municipios empiecen a sentirse parte de él: "me crié en Villaverde Bajo y sé lo que es vivir donde no hay teatros", ha dicho el dramaturgo.

"Me encantaría decir que vamos a llegar a todos los municipios pero se intentará en todos los que se pueda", ha señalado la consejera de Cultura, Marta Rivera, que ha comparecido este jueves en los Teatros del Canal junto al nuevo director, que sustituye a la destituida Carlota Ferrer.

El festival de Otoño, que dispone de un presupuesto de 1,1 millones de euros aunque intentarán que sea "un poco más", comenzará el 15 de octubre su 38 edición, durará un mes y estará precedido del festival Muestra de Creación Escénica Surge, que pasa a llamarse Surge Madrid en Otoño y a incluirse en su oferta creativa.

El año pasado, ha indicado Rivera de la Cruz, el festival sólo llegó a Alcalá de Henares, una población que, "además", tiene su propio circuito teatral: "hay que llegar, o al menos intentarlo, a todos los rincones", ha dicho la consejera a EFE, que ha precisado que Teatros del Canal seguirá siendo uno de los lugares "fundamentales" de la programación del festival.

El dramaturgo y director de escena (Vilches, Jaen, 1978) ha subrayado en la rueda de prensa que su intención es llamar a Carlota Ferrer, "que no tenía una programación cerrada pero sí muchas conversaciones" para saber si quiere compartir con él "los diálogos que había comenzado y continuar" los que le encajen.

"No vengo a hacer tábula rasa ni política de bosque quemado; quien espere un giro reaccionario estará muy equivocado", ha precisado Conejero, que fue el escogido por la Comunidad entre "otros dos o tres nombres" por su trayectoria.

Tras pensárselo presentó un decálogo, al que ha tenido acceso EFE, en el que pretende la descentralización del certamen; que mire hacia Iberoamérica; que sea "oferta singular" y no un ciclo más de los teatros; que de cabida a la música, la poesía, las artes plásticas y audiovisuales y que sea diverso, feminista, inclusivo y accesible.

"He aceptado porque mi voluntad es la del servicio a la ciudadanía. Crecí en un barrio, Villaverde Bajo, de gente humilde, obrera, migrante, con grandes dificultades de acceso a la cultura", ha señalado en su presentación.

"Getafe o Navalcarnero tienen que tener su programación. Soy un convencido de la descentralización de la cultura y de la necesidad de que los colectivos en riesgo de exclusión no lo estén. Quiero que el que desee ir al teatro pueda hacerlo", ha insistido.

"Me parece un gesto poético y político ir a Getafe a ver teatro. Hay que ser muy señorito o señorita para no ir a ver allí -desde la capital- un espectáculo", ha remachado el autor de "Ushuaia", "La piedra oscura" o "La geometría del trigo".