EFELas Palmas de Gran Canaria

Arcadio Díaz Tejera se sabe de memoria la nacionalidad de cada una de las 42 personas internas en el CIE de Las Palmas. Juez atípico, no tuvo reparos en montar con ellas una reunión en el patio para explicarles sus derechos, en su cruzada personal contra las políticas de "crimigración" y "la presión de los que más ladran".

Su labor va, por propia iniciativa, más allá de cuidar de que tengan una estancia digna. Este exsenador socialista que cambió el escaño por la toga hizo en junio un llamamiento ciudadano para llevar al juzgado ropa y zapatillas. Eran para una ONG que cuidaba de los que habían estado en su CIE, que él ordenó cerrar en marzo por la covid e Interior volvió a abrir en septiembre con aforo limitado.