EFELas Rozas (Madrid)

El delantero del Boca Juniors Darío Benedetto manifestó tras el primer entrenamiento del club argentino en Madrid de cara a la final de la Copa Libertadores del domingo en el Santiago Bernabéu que "ojalá sea una final en paz" y que "aprendan de verdad" en Argentina.

"Ojalá que sea para tener una final que sea un espectáculo, tenerla en paz y que aprendan de verdad en Argentina que nos está haciendo mucha falta", opinó el delantero tras esa primera práctica en la Ciudad del Fútbol de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en Las Rozas, al norte de Madrid

Preguntado por la autorización judicial obtenida en Buenos Aires por uno de los jefes de la 'barra brava' de hinchas radicales de Boca 'La 12', Rafael di Zeo para viajar a España, Benedetto señaló que si le han autorizado "por algo será".

"No son temas de los jugadores, es hincha, si lo han podido habilitar por algo será, bienvenido sea porque es un líder histórico de la barra", aseguró.

El 'Pipa' Benedetto aseguró que el 0-1 logrado ante Independiente de Avellaneda el pasado domingo en la Superliga argentina "dejó atrás" todo lo ocurrido la semana pasada con las diferentes noticias sobre dónde sería el partido suspendido el 25 de noviembre por los ataques de hinchas radicales de River al autobús de Boca.

"La semana anterior fue muy dura para todos, para los jugadores de River lo mismo. Estábamos esperando si se jugaba o no, nos estaban volviendo locos. Lo que pasó respecto a que si se iba a jugar o no fue vergonzoso, sobre todo para el jugador, y ojalá que no falle. El partido contra Independiente sirvió para volver al triunfo y borrar toda esa semana", explicó.

A nivel personal, el delantero consideró "un privilegio" jugar en el Santiago Bernabéu, el estadio del Real Madrid, y deseó estar "a la altura" de una final de Copa Libertadores contra su máximo rival en la ciudad y el país, así como brindarle la victoria a los hinchas, que les mostraron su apoyo en varias ocasiones.

"Creo que en una semana el hincha de Boca nos sorprendió tres veces: en el primer banderazo cuando se iba a jugar el sábado, cuando llenaron la cancha en el entrenamiento y cuando nos fuimos de Buenos Aires, que no pensábamos que iba a estar tanta gente", señaló Benedetto tras su primer entrenamiento en Madrid.