EFEMadrid

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ha destacado hoy que la decisión de la Delegación de Gobierno de Madrid de prohibir las banderas esteladas en la final de la Copa del Rey tiene como fundamento "proteger la integridad física" de los asistentes al partido entre el Barcelona y el Sevilla en el Vicente Calderón.

"No hablamos de un tema político, sino de una decisión que se ha tomado, con mayor o menor acierto, sobre el fundamento de proteger la integridad física de los asistentes. Cualquier autoridad su responsabilidad es esa, y el ámbito natural de confrontación de esas decisiones son los tribunales", ha declarado Cardenal durante un acto de LaLiga en el que se ha premiado la gestión de los clubes que han llegado a las últimas fases de las competiciones europeas

Cardenal ha señalado que "el peor día" de su mandato en el CSD fue la pelea entre aficionados radicales del Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña en los alrededores del Calderón en noviembre de 2014. "Dos grupos de personas que iban a asistir a un partido de fútbol se citaron con intención de hacerse daño y como consecuencia hubo un asesinato", ha recordado.

"Todas las semanas la Comisión Antiviolencia pone sanciones por símbolos que no deberían estar en espacios deportivos. La decisión (de prohibir las esteladas) la ha tomado la delegada del Gobierno, que es quien tiene la información. Siempre digo lo mismo, hay que pedir respeto para quien tiene encomendada la labor de mantener la integridad física de las personas", ha agregado.

"Lo primero que se merece es respeto y respaldo. Luego por supuesto uno puede discrepar, pero esa discrepancia tiene otra esfera. Se ha recurrido a un tribunal y me parece perfecto. Todos acataremos del mejor grado lo que diga el tribunal", ha continuado.

El presidente del Consejo Superior de Deportes ha explicado que en el pasado recibió quejas por incidentes violentos contra aficionados de Cataluña que acudieron a acontecimientos deportivos con banderas esteladas, agresiones que ve "injustas", y ha recordado que cuando se autoriza una manifestación, no se permite que personas "totalmente contrarias" vayan al mismo lugar con sus símbolos.

"Y nadie dice que esos símbolos generen violencia", ha puntualizado, al recordar casos en estadios como el Camp Nou, donde no se permitió entrar a aficionados con camisetas del Espanyol.

"La camiseta del Espanyol, o la del Barcelona, o la del Real Madrid, no incita a la violencia, por supuesto que no. Pero es una falta de sentido común estar en un sitio con un símbolo determinado que puede provocar acontecimientos violentos. Eso es lo que tienen que evitar las autoridades. Ese criterio se aplica en Cataluña, en Galicia y cualquier otro sitio de España", ha sentenciado.