EFESantander

El artista urbano Pejac ha dejado su impronta con tres murales pintados en diferentes fachadas del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, para homenajear a las víctimas de la COVID-19 y a los sanitarios por su lucha, pero también para darles ánimo y fortaleza.

Estas tres pinturas, denominadas en conjunto "Fortaleza", reflejan el espíritu de superación ante la pandemia con diferentes puntos de vista y ubicaciones que no se han elegido al azar, como ha comprobado Efe.

La obra de la fachada principal, "Caricia", muestra a un paciente y a una sanitaria con sus equipos de protección individual, evidenciando por un lado la distancia de seguridad necesaria por la COVID-19.

Al mismo tiempo, las sombras de ambos se relacionan entre ellas. Además es un guiño a uno de sus artistas favoritos, Claude Monet, ya que las sombras están pintadas con los nenúfares característicos de una de las obras más reconocidas del pintor francés.

El artista, santanderino de nacimiento y que prefiere no aparecer delante de cámaras porque lo que le gusta es que hable su propio trabajo, explica a Efe que "Caricia" tiene mucho que ver con la importancia que tanto para sanitarios como para pacientes tiene el contacto físico, que se ha perdido con el virus.

"Me dicen que lo echan mucho de menos", subraya.

La segunda es "Superación", que mediante otra referencia, en este caso a Vincent van Gogh, muestra a un niño en silla de ruedas que se pone de pie sobre ella visualizando un paisaje de color, con el que Pejac quiere trasladar fuerza y ánimo a estos pequeños.

Está situado frente a la puerta de las Urgencias Pediátricas, y el artista reconoce que lo ha disfrutado especialmente porque ha contado con la ayuda de tres niños y sus manos para hacer el mural.

Durante esta entrevista una de esas pequeñas saluda con mucha efusividad al artista, que le devuelve el saludo en un tono cariñoso.

Tanto a ellos como al equipo sanitario del Hospital les agradece que hayan acogido el proyecto con entusiasmo y que desde el principio le hayan facilitado el trabajo y le hayan dado "libertad total". "Ha sido un lujo contar con su total confianza", reconoce.

La tercera pieza es una llamada a la prudencia y a "no olvidar", y se titula "Social Distancing". Se trata de una especie de grieta negra que, de cerca, permite ver que está formada por pequeñas personas que casi parecen hormigas.

En el centro hay una condensación de personas que forman "un profundo oscuro", según el autor, para reflejar lo que por culpa del coronavirus hay que evitar: estar cerca de otras personas. Alrededor se encuentran otras, separadas, que son la muestra de cómo hay que actuar.

"Si en algo le llega a la gente, me doy por satisfecho", subraya sobre estas obras, que de media le han llevado tres días cada una.

El artista santanderino prefiere llamar homenaje antes que regalo a esta obra que ha hecho de forma altruista, pero el gerente del Hospital de Valdecilla, Rafael Tejido, no está de acuerdo, ya que destaca que el gesto nació de él y por ello lo ve "un regalazo".

"Él no quiere hablar de regalo, yo sí, para mí es un regalo maravilloso que nos hecho un artista de mucho prestigio", incide Tejido, señalando que a él le encantan y le emocionan las obras porque Pejac ha "sabido entender" y plasmar esta época de pandemia.

Pejac se hizo viral en pleno confinamiento con su acción "Stay At Home", en la que incitaba a pintar a las personas desde las ventanas de su casa y jugar con las diferentes perspectivas del paisaje, para luego darle visibilidad por las redes sociales.

Hace un año también realizó un mural en las paredes del centro penitenciario de El Dueso, en Santoña, con la ayuda de los propios reclusos.

"VOY MEJORANDO"

Con Banksy como otro de sus referentes, Pejac señala que le inspiran desde la cultura, el cine o el cómic hasta un bonito gesto en el metro o un chiste contado por un amigo.

Antes de valorar su propia obra, prefiere que lo haga el que la ve, y asegura que cada año va "mejorando" porque cuando ahora contempla pinturas de épocas anteriores, les encuentra fallos. A su juicio, el proceso de aprendizaje es "interminable".

"Espero que me pase el año que viene también", bromea. Además, se define como un artista que, sin ser hiperactivo, está "muy lejos de ser hiperpasivo".

Por Pablo G.Hermida