EFEParís

Decenas de músicos y de miembros del coro de la Ópera de París organizaron este sábado un concierto-protesta en la calle para manifestar su rechazo contra la reforma del sistema de pensiones del presidente francés, Emmanuel Macron, que suprime todos los regímenes especiales para unificarlos en uno universal.

El concierto, que tuvo lugar en las escalinatas de la Ópera Garnier, en el corazón de la ciudad, fue seguido por cientos de personas que aplaudieron a los artistas, que dieron un espectáculo de media hora con lectura de un comunicado incluido.

Bailarines y personal de la institución desfilaron en torno al espacio en el que se instaló la orquesta, que concluyó su interpretación con "La Marsellesa", el himno nacional francés.

En su comunicado, los participantes en esta acción exigieron la retirada de la reforma y reclamaron la conservación de las especificidades de su estatuto, en nombre de la defensa de la cultura.

Esta es una más de las acciones de protesta que han organizado en las últimas semanas, como la representación por las bailarinas de una parte de "El Lago de los Cisnes" y otro concierto durante las pasadas Navidades.

El de la Ópera de París es uno de los 42 regímenes de pensiones que existen en Francia y que Macron quiere hacer converger en uno universal con las mismas reglas, en el que cada euro cotizado dé los mismos derechos de cara a la jubilación.

Data de 1698, durante el reinado de Luis XIV, y permite por ejemplo que los bailarines se jubilen a los 42 años y los músicos cumplidos los 60, frente a los 62 años que es la edad mínima de jubilación en el régimen general.

Una parte importante de los empleados de esta institución pública han participado en las huelgas organizadas desde el inicio de las acciones contra la reforma el pasado 5 de diciembre.

De hecho, hasta ahora se han suspendido 67 espectáculos y la Ópera de París ha dejado de ingresar por entradas unos 14 millones de euros.