EFEZamora

Tras un verano en el que los músicos han estado parados, Zamora ha acogido a lo largo de este sábado siete miniconciertos, con la peculiaridad que el escenario han sido otros tantos comercios de la ciudad que también han sufrido los efectos económicos de la crisis sanitaria de la covid-19.

De esa forma, música y comercio tradicional se han dado la mano en una alianza impulsada por la Cámara de Comercio e Industria de Zamora como forma de apoyar a la industria cultural local a la vez que anima las ventas y llama la atención de la importancia de los pequeños negocios de la ciudad.

Viandantes y clientes se han visto sorprendidos al pasear por las calles del centro y escuchar melodías que no venían de músicos callejeros sino de grupos que se habían hecho un hueco en escaparates de los comercios.

Así, micrófonos e instrumentos musicales han compartido espacio con las últimas tendencias de moda para la campaña de otoño-invierno, mobiliario y decoración del hogar, libros y material de ofimática, ramos y centros de flores o vinos y productos productos de la tierra.

La variedad del comercio tradicional zamorano ha estado representada en los siete escaparates elegidos para las actuaciones musicales.

Cada concierto se ha prolongado durante unos 45 minutos y se han programado con al menos una hora de diferencia entre actuación y actuación para que quien quisiera no se perdiera ninguno.

El secretario general de la Cámara de Comercio de Zamora, Javier Díaz Rincón, ha explicado a Efe que con esta iniciativa han intentado "acercar a los consumidores y a toda la ciudadanía el comercio a través de la cultura".

Esa ruta sonora por comercios zamoranos promovida bajo el nombre "música & shop" pretende ser un "punto de partida" para la colaboración entre distintos sectores en "unos momentos tan difíciles" derivados de la situación económica actual y de la crisis sanitaria de covid-19.

La iniciativa busca transmitir la jovialidad de los grupos musicales y del comercio para animar a la gente a que salga a la calle y consuma, ha detallado Díaz Rincón.

De esta forma, la Cámara de Comercio de Zamora ofrece su "apoyo testimonial" a un sector "fuertemente castigado" durante la crisis de la covid-19 como es el de la cultura.

En esta ocasión ha sido la música, pero en próximos años la Cámara plantea que los escaparates comerciales también sirvan para divulgar otras iniciativas culturales, como la realización de trabajos de artesanía en directo.

El proyecto de música y compras, similar a una iniciativa que hace dos años también se impulsó en Murcia, se enmarca en un plan de apoyo al comercio minorista de Zamora para el que la Cámara de Comercio de Zamora cuenta con ayudas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y fondos Feder de la UE.

Ese plan de apoyo al comercio tradicional incluirá también dos talleres formativos que se desarrollarán el próximo mes de octubre.

Al igual que en la ruta sonora por comercios, en los talleres también se ha buscado la innovación y uno de ellos enseñará a usar Whatsapp como canal de ventas y otro permitirá a los comerciantes manejar un sencillo programa para desarrollar ellos mismos aplicaciones para dispositivos móviles de sus negocios sin un coste elevado.