EFEValencia

Acció Ecologista Agro ha reclamado la "recuperación del espacio" de los ríos, que debido a la invasión de construcciones e infraestructuras en sus cauces han perdido su capacidad de desaguar y, por ello, se producen desbordamientos como los ocurridos en los últimos días en la Comunitat Valenciana.

Así lo ha asegurado a EFE el presidente de esta organización ecologista, Jorge Mateos, quien ha indicado que la limpieza de los ríos es "totalmente contraproducente", ya que la vegetación produce un efecto llamado laminación, que retiene el agua y hace que circule más despacio.

Según Mateos, al eliminar la vegetación de los ríos, el agua circula más deprisa por no tener obstáculos y se suma a ella las piedras y el barro, que tienen "un efecto de arrastre y destructivo todavía mayor, sobre todo en los márgenes".

En cambio, el efecto de laminación natural que produce la vegetación hace que la velocidad de descenso del agua sea más lenta, con lo que se dispone de tiempo para dar la alerta y que no llegue de repente y pille desprevenida a la población.

Lo más peligroso "no es la cantidad de agua o que la superficie quede inundada, sino la energía con la que llega, que tiene mayor capacidad de arrastre y puede destruir más propiedades y arrastrar personas", ha indicado Mateos.

"Se busca dejar los cauces completamente desnaturalizados, libres de vegetación y en muchos casos encauzarlos con paredes de hormigón", ha señalado para añadir que cuando se encauza un río "no se hace para mejorar la circulación del agua, sino para ganar territorio para construir en zonas inundables".

Lo que logran normalmente estos encauzamientos, según Mateos, es "reducir la capacidad de desaguar del río y hace que desagüe más rápido. En condiciones extremas, de gran lluvia, los cauces se ven colapsados y el agua se desborda e inunda zonas donde la gente se creía segura, pero no lo estaba".

Orihuela, según señala, tiene un "problema histórico", ya que el casco histórico del municipio está construido en una zona inundable. "El pueblo se hizo hace siglos en la orilla del Segura y está en un mal sitio", ha indicado.

Según el presidente de Acció Ecologista, esto es lo que ha pasado en los últimos días con el río Segura, pero afirma que puede pasar con cualquier otro río de la cuenca mediterránea donde se ha construido mal.