EFEMadrid

Carmen Thyssen y el Gobierno han prorrogado dos meses, hasta el 30 de mayo, el límite de la firma del contrato de alquiler de la colección de arte de la baronesa, han informado este martes a Efe fuentes del Ministerio de Cultura.

Este lunes se cumplía el periodo de dos meses que ambas partes se habían dado para cerrar una serie de flecos, aunque el acuerdo es firme sobre las cuestiones fundamentales, según han declarado los implicados.

El pasado 29 de enero, el Ministerio de Cultura y los abogados de la baronesa anunciaron un acuerdo por el alquiler de la colección de Carmen Thyssen: 15 años de contrato, un alquiler de 6,5 millones de euros al año y la vuelta del "Mata Mua", de Gauguin.

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, aseguró la semana pasada que ambas partes seguían hablando y "ya estaba todo cerrado", solo faltaba "formalizar el contrato", un trámite que ahora se aplaza hasta el 30 de mayo.

Las negociaciones entre el Gobierno y la baronesa se han prolongado más de diez años, pero Rodríguez Uribes, que se ha encargado personalmente de las conversaciones, ha llegado mucho más lejos que sus diez antecesores con el documento firmado a finales de enero.

Las negociaciones por la colección de la baronesa se remontan a la época de Mariano Rajoy como ministro de Cultura. El Estado hacía unos años que había comprado la colección del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, y poco después se acordó la cesión gratuita de la colección de su mujer para completar la oferta del museo.

El Estado amplió la pinacoteca para acoger los más de 700 cuadros que Carmen Thyssen cedió de forma gratuita durante una década. La operación costó 38 millones de euros y añadió más de 8.300 metros cuadrados al museo madrileño.

El desencuentro llegó cuando el periodo de cesión gratuita terminó en 2011, con Ángeles González-Sinde al frente del Ministerio, y en plena crisis económica. Se sucedieron las prórrogas de un año, seis meses y luego de tres.

Las negociaciones, las conversaciones y los tiras y aflojas entre ambas partes se produjeron hasta que, el año pasado, la baronesa se llevó cuatro cuadros, un Hopper, un Degás, un Monet y el "Mata Mua" de Gauguin, en pleno estado de alarma. Uribes estaba recién llegado al Ministerio.

En los meses que siguieron, ambas partes aseguraron que había voluntad para negociar y, el pasado 29 de enero, el acuerdo fue anunciado por todo lo alto.