EFEMadrid

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) "ya tiene disponibles" para este 2021 los primeros 500 millones de dinero público para financiar empresas digitales y proyectos tecnológicos de alto impacto, con el fin de contribuir a impulsar su crecimiento en España.

La secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, se ha referido en una entrevista con EFE a los 2.000 millones de euros públicos que el Estado, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), aportará para impulsar este tipo de proyectos, con el fin de movilizar otros 2.000 millones de capital privado para este tipo de iniciativas.

Un "límite" económico para esta iniciativa no existe, apunta: "Si se terminan estos 4.000 millones se pondrán otros 4.000 más".

Se refiere al Fondo Next Tech, un fondo de fondos de capital riesgo, destinado a financiar empresas en crecimiento de alto valor tecnológico, bien directamente o a través de fondos de capital riesgo, fondos corporativos u otros vehículos de inversión.

"No queremos que una sola empresa española no encuentre financiación en el país", afirma. Con ello, España se convierte en el "segundo país de Europa en capacidad de inversión disponible para este tipo de proyectos".

El sector del capital riesgo en España dedica el 60 % de sus fondos a "startups" (empresas emergentes) en sus primeras etapas, no así para compañías que tienen un modelo de negocio probado, que quieren escalar a nivel internacional, pero requieren rondas de inversión más altas.

Estas empresas normalmente "se venden o malvenden" a fondos americanos o asiáticos, ya que el capital europeo no se suele arriesgar e invertir en ellas. Esto implica que se tengan que ir de Europa y que su valoración baje. Así, por ejemplo, una empresa en Londres o Tel Aviv puede tener una valoración tres o cuatro veces mayor que una de España aunque sean iguales a nivel competitivo.

Artigas prefiere no adelantar estimaciones, pero apunta que los fondos de capital riesgo le "están diciendo que, como mínimo, en España hay 5.000 o 6.000 proyectos ya disponibles para poder invertir". El mensaje es claro: "Cualquier compañía que tenga un buen proyecto va a encontrar financiación al 100 % en España".

No se trata de dar un crédito, ni tampoco de "regalar" dinero. El mecanismo es el siguiente: si un fondo dispone de 100 millones para invertir, el Estado aporta otros 100. Estos 200 millones se destinan a comprar participaciones o ampliaciones de capital de empresas.

El objetivo es que estos 200 millones, mañana se conviertan en 400 y que, en el caso de que se decida vender la participación en esa empresa, esa cuantía económica se vuelva a revertir al fondo.

"Igual de 10 proyectos fracasan 8, pero los 2 que tengan éxito son los que generarán los beneficios multiplicadores para que el fondo al final sea autosostenible", apunta.

Artigas está convencida de que con esta iniciativa "en 2 o 3 años, se verá a España como un gran país destino para este tipo de inversiones".

LA LEY DE STARTUPS:¿A MEDIADOS DEL AÑO QUE VIENE?

Por otro lado, se refiere al anteproyecto de ley de fomento del ecosistema de 'startups', cuyo texto salió a información pública recientemente -con un plazo que termina a finales de julio-, y sobre el que hasta el momento se han recibido más de 50 aportaciones.

El Gobierno recogerá al "máximo" las sugerencias de mejora del texto, apunta Artigas, que afirma que se iniciará una ronda de conversaciones con los grupos políticos, con el objetivo de recabar los máximos apoyos posibles y que esta ley pueda entrar en vigor "antes de mediados del año que viene". Se trata de poner en marcha medidas que favorezcan la creación de empresas.

De cara a los Presupuestos Generales del Estado para el 2022, no prevé grandes cambios en su Secretaría. Este año será más fácil que el pasado cuando se tuvo que trabajar sobre unas cuentas programadas para 2018.

Su Secretaría está inmersa, entre otras iniciativas, en el impulso de un Observatorio Social de los Algoritmos; en el de un Plan Nacional de Algoritmos Verdes; y también en promover en España un proyecto pionero para probar en la industria el nuevo reglamento europeo de inteligencia artificial que entrará en vigor en 2 años.

En su departamento, de nueva creación, se "trabaja muchísimo y el nivel de ejecución es imparable". Esta circunstancia unida a la pandemia ha empujado a la rotación de personal, señala.

Entre estos cambios, figuran el del director de Digitalización de Inteligencia Artificial, Ángel Sánchez Aristi, que ha cesado en el cargo hace una semana.

De momento no se ha elegido el relevo de Aristi, pero "tampoco pasa nada", apunta Artigas, que recuerda que se ha "tardado un año en encontrar al Chef Data Officer" -el primer responsable de la Oficina del Dato, Alberto Palomo, que acaba de ser nombrado-. "Son posiciones muy estratégicas y merece la pena pensarlas" para cubrirlas de la forma más adecuada.