EFEMadrid

El nuevo presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Manuel Martínez-Sellés, quiere colaborar con la Consejería de Sanidad “independientemente de quién esté gobernando” y reclama “un comité de expertos científicos, que parece que nadie quiere crear” para mejorar la gestión de la pandemia.

“No sé qué habrá que hacer en nuestro país para formar un comité independiente”, como han pedido expertos de todo el mundo en una carta firmada en la prestigiosa revista científica The Lancet, explica en una entrevista con Efe este cardiólogo del Hospital Gregorio Marañón.

Tras ganar las elecciones al colegio con 52 % de los votos, se define como “un firme defensor de la sanidad pública y universal” y sostiene que “el médico es el eje fundamental de la sanidad; debería tener la última palabra en los temas de salud. Lamentablemente esto no sucede”.

El Colegio debe ser “independiente de partidos políticos, sindicatos e intereses comerciales”, pero mantener una “vinculación estrecha y especial” con sociedades científicas y la universidad, y Madrid tiene “la suerte” de albergar ocho facultades de medicina y las sedes de sociedades nacionales, algo “particularmente importante” en la situación actual.

“Necesitamos un comité independiente. No se ha hecho y es algo que podía hacer el colegio para evitar errores en el futuro y asegurar que las decisiones sean clínicas”, asevera.

A su juicio, ha habido “algo de politización” y cita como ejemplo que un congreso de cardiología al que iba a asistir en Valencia a primeros de marzo fue cancelado y, para su “sorpresa se permitió una manifestación multitudinaria” el domingo siguiente, 8 de marzo, lo que “hace pensar que la decisión no estuvo relacionada con la situación epidemiológica. Es importante que haya un comité que vigile esto”.

En plena segunda ola de la pandemia, apuesta por decisiones "que sean clínicas", y aunque el aumento de casos “no es exponencial como en abril, sí es paulatino y sostenido y lo vemos con mucha preocupación”, continúa.

En España, desde que aparecieron los primeros casos y se fueron tomando medidas “los tiempos han sido particularmente prolongados, porque estas decisiones no han estado en manos de los médicos”.

Como en otros países, lo ideal sería “un comité nacional y otro regional”, que sería “muy conveniente” para Madrid por su densidad poblacional y tener como “puerta de entrada el aeropuerto de Barajas que quizás no se esté controlando de forma suficientemente efectiva”.

Compondrían este comité las sociedades científicas, capaces de “hacer un documento con todas las garantías, aunque la decisión última de seguir estas recomendaciones sería de la Consejería de Sanidad”.

El Colegio debe “colaborar con la consejería, es un error enorme estar enfrentados. Puede haber momentos en que defienda posturas diferentes pero, para que tenga un valor lo que salga del comité, hay que trabajar con quienes puedan implementar estas medidas”.

El comité debe producir “un resultado, un informe con recomendaciones prácticas, realizables, que permitan salvar vidas humanas si se hacen las cosas bien”.

La situación de los médicos en Madrid es “muy mejorable. Tienen una remuneración inexplicablemente baja en relación a los países del entorno”, y respalda "al 100% las reivindicaciones de los MIR".

Otro colectivo que “preocupa mucho son los médicos de Primaria, con una situación insostenible. Están pasando consulta presencial, haciendo seguimiento de contactos, consulta telefónica, yendo a los domicilios, residencias de ancianos, mientras suplen a compañeros que están de baja. Están totalmente desbordados”.

Hay que dar “unas pautas claras de protección para los profesionales. Echo de menos un documento indicando el material, el grado de protección que hace falta para pasar consulta o hacer una intervención; es importante para el profesional y para el enfermo, y que tenga exclusivamente un fundamento científico y clínico”.

Además de apoyar la queja de los intensivistas por falta de protocolos clínicos comunes, también pide “una gestión común de los hospitales. Me cuesta entender que unos se estén saturando con pacientes de covid –principalmente los del sur- y que no haya nadie que haga una derivación a otros hospitales menos sobrecargados”.

Ante la posible reapertura de Ifema, destaca que ese hospital temporal fue “importantísimo para descargar el sistema”, aun a expensas de reducir recursos humanos en otros centros.

Sobre la conveniencia del nuevo hospital de pandemias de Valdebebas, remite a “un comité de expertos, que haga unos análisis epidemiológicos y de coste – efectividad sobre la aplicación de los recursos”.

Juliana Leao-Coelho