EFEMadrid

Una "carta conmovedora" de Rafael Sánchez Ferlosio y el manuscrito autógrafo de tres textos constituyen el legado del exdirector del Instituto Cervantes Víctor García de la Concha, que desde esta mañana guarda la caja número 1432 de la Caja de las Letras, la cámara acorazada de esta institución.

"Esta ya no es una caja de seguridad, sino de libertad", con estas palabras García de la Concha ha querido calificar este espacio del Instituto Cervantes, donde permanecerá su legado hasta el año 2040, una fecha que valora como buena para que la misiva que Sánchez Ferlosio le escribió en 2005, un año después de ganar el Premio Cervantes, pueda conocerse.

"Es una carta conmovedora que no se puede hacer pública hasta que pasen 20 o 40 años -ha expresado- y cuando se abra se conocerá un periodo de la vida de Rafael muy rico (...) tiene una parte referida a nosotros y después hay una serie de referencias a su trayectoria literaria y otras cosas que deben reservarse".

Acompañado por el director del Cervantes, Luis García Montero, García de la Concha también ha dicho que "con el tiempo" se ha ido dando cuenta de que la Caja de las Letras ha pasado de ser la caja fuerte de un banco a una "pieza noble" del Instituto.

"Las letras vencen el tiempo y el espacio y nos enriquecen con una serie de valores. Al pensar qué podía depositar, yo que solo escribo a bolígrafo, he escogido el manuscrito autógrafo de tres obras ", ha añadido.

En concreto se trata de tres textos sobre Santa Teresa de Jesús, sobre San Juan de la Cruz y otro sobre cuatro novelas en "clave simbólica" acerca de escritores como Vargas Llosa o Cela.

En palabras de García Montero, quien ha agradecido a su antecesor su "magisterio", la Caja de las Letras guarda la "herencia" de nuestros mayores, y por eso el compromiso de este espacio es "con el futuro": "la verdadera riqueza de una sociedad es su cultura y se llena de significación aquí, donde se guarda el legado de las personalidades que la van habitando".

Acompañando al que fuera director del Cervantes desde 2012 a 2017 han estado, entre otros, Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española, y el Marqués de Tamarón.