EFELogroño

Un equipo de científicos de España, Canadá y Serbia han descubierto un nuevo nanobiomaterial, procedente de la seda de un ácaro, que tiene propiedades extraordinarias para su uso en biomedicina.

Según ha informado a Efe el científico que ha liderado esta investigación, Miodrag Grbic, el interés de este nuevo material reside en su carácter natural, que lo hace biocompatible con los tejidos orgánicos al estimular la proliferación celular sin producir toxicidad ni rechazo.

También es biodegradable por su estructura de proteínas, ya que no origina residuos, ha destacado este profesor asociado del Departamento de Biología de la Universidad de Western Ontario (Canadá) y que colabora con el Departamento de Agricultura y Alimentación de la Universidad de La Rioja (UR)

Otro de los aspectos novedosos de este hallazgo es el tamaño nanométrico de este material -20 nanómetros, mil veces más fino que un cabello humano- que facilita la penetración en las células, lo que es "ideal" para su uso en farmacología y biomedicina, ha dicho.

Este nuevo material, ha indicado, se ha desarrollado a partir de la seda del ácaro "Tetranychus lintearius", que es más resistente que el acero, ultra flexible, de tamaño nano, biodegradable, biocompatible y con una "excelente" capacidad de penetrar en las células humanas sin dañarlas.

El equipo que ha llevado a cabo esta investigación procede de las Universidades de La Rioja (España), Western Ontario (Canadá) y Belgrado (Serbia), junto al Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA) y el Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona.

"Hemos marcado estas nanopartículas con fluorescencia y comprobado que, gracias a su diminuto tamaño, son capaces de entrar muy bien en el citoplasma celular, tanto de células humanas sanas como cancerígenas", ha asegurado Grbic.

Ello muestra "su enorme potencial para aplicaciones biomédicas, como la entrega dirigida de medicamentos en terapias contra el cáncer, por ejemplo, o como biosensores para la detección de patógenos y virus", ha indicado.

La seda de "Tetranychus lintearius" presenta una especial resistencia y elasticidad, ya que es dos veces mayor que el de la seda de araña, material estándar en este tipo de investigaciones, y tiene ventajas frente a las fibras secretadas por el gusano de seda.

Estas características, unidas a su ligereza, lo sitúan como un "prometedor" nanomaterial natural para usos tecnológicos, ha incidido.

El "Tetranychus lintearius" es un ácaro endémico de la costa atlántica europea, que se alimenta en exclusiva de tojo ("Ulex europaeus") y mide apenas 0,3 milímetros, un tamaño más pequeño que la coma de un teclado; y que se halla en el municipio riojano de Valgañón.

El hallazgo del nuevo biomaterial parte de anteriores investigaciones lideradas por Grbic, a partir de la secuenciación del genoma de la araña roja ("Tetranychus urticae"), que su equipo publicó en 2011.