EFEPamplona

El Ayuntamiento de Pamplona ensaya en el monte Ezkaba un sistema de inventariación forestal basado en pulsos de luz interpretados mediante inteligencia artificial.

Dentro de ‘Go Green’, la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático de la ciudad Pamplona’, el Consistorio trabaja en la gestión forestal sostenible de cara a la recuperación de bosques autóctonos para incrementar la biodiversidad del término municipal, en el que tiene en propiedad 15 hectáreas de bosque.

En esa línea se cuenta con un software novedoso que usa la inteligencia artificial para llevar a cabo el inventario forestal, con el que se ha hecho una demostración este viernes.

Los desarrolladores han realizado el ensayo en una masa de pino laricio de propiedad municipal y ante 21 alumnos del CI Agroforestal del Gobierno de Navarra.

Partiendo de algo que ya existía, un sistema láser- escáner terrestre móvil, el programa recoge e interpreta datos sobre las masas forestales de forma automática, informa el Consistorio.

Así, el láser lanza 300.000 pulsos de luz por segundo. Los rayos, al rebotar sobre el árbol, generan nubes de puntos, una información que, tras pasar por este software de nuevo desarrollo, devuelve de forma automática una interpretación del diámetro, altura, volumen de tronco entre otros datos de los ejemplares que halla en su radio de acción y, además, los georreferencia.

El programa es capaz, posteriormente, de dar la información de cada árbol, de los valores acumulados por nivel parcela y hectárea y expresar los valores medios de la masa forestal.

Este sistema, que investiga la Universidad de Castilla-La Mancha dentro de un proyecto nacional, busca facilitar más precisión en los inventarios de masas forestales y reducir el coste de la forma tradicional de mediciones manuales.

Francisco Ramón López Serrano, coordinador del proyecto Go Monte Digital en el que participa la Universidad de Castilla-La Mancha y las empresas DIELMO 3D y NATURTEC, ha estado realizando mediciones automatizadas en dos parcelas del Ayuntamiento que albergan tres de las cuatro masas boscosas patrimoniales de la ciudad.

Los resultados se compararán con los obtenidos por el método clásico (ya realizados) y servirán, de paso, para testar la tecnología, aún en investigación.

A la demostración han asistido el concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Pamplona, Fermin Alonso; Elena Baeza, jefa de gestión Forestal del correspondiente departamento de Gobierno de Navarra, así como el director del CI Agroforestales, Miguel Angel Jordán y personal de Guarderío de Medioambiente, entre otras personas.

Pamplona tiene bosque en propiedad en Ezkaba/San Cristóbal y Mendebaldea hasta sumar 15 hectáreas. El primero se corresponde con una masa adulta, en torno a los 45 años de edad, de pino laricio (Pinus nigra) procedente de repoblación.

Actualmente presenta una densidad muy elevada lo que impide un correcto desarrollo de los ejemplares existentes, por lo que es importante intervenir aplicando criterios de gestión silvícola que garanticen un correcto estado de conservación y estabilidad de las mismas.

Al mismo tiempo permiten ir avanzando en la recuperación a medio plazo del bosque autóctono de quercíneas, favoreciendo la regeneración de roble y encina, que aumentará a su vez el índice de biodiversidad.