EFEJerusalén

Solo quedan unas horas y los candidatos de Eurovisión 2019 ultiman los preparativos antes de la primera semifinal de mañana en Tel Aviv, en la que diecisiete países se juegan diez plazas para la final y que servirá al español Miki para mostrar al mundo cerca de un minuto lo que tiene preparado para el próximo sábado.

Uno a uno los representantes de Australia, Bielorrusia, Bélgica, Chipre, República Checa, Estonia, Finlandia, Georgia, Grecia, Hungría, Islandia, Montenegro, Polonia, Portugal, San Marino, Serbia y Eslovenia desfilaron hoy sobre el escenario para dejar a punto, con vestuario incluido, sus actuaciones de mañana.

También lo hizo el español Miki, que aunque no está sometido a la presión de la semifinal porque pertenece al grupo de los 'Big Five' (junto a Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y el país anfitrión, Israel) que compiten directamente en la gala del sábado, esta noche graba la actuación que será retransmitida mañana durante la primera semifinal.

Ya no se esperan cambios de vestuarios en la actuación de los españoles, que lucen ropas juveniles, modernas y sencillas en azul, verde, morado y tonos grises de Armani, Anmargo y Guillermo Villanueva, y de la que forma parte una particular estructura en cubículos en la que discurre la coreografía de "La Venda".

La delegación española calificó el ensayo de Miki y sus bailarines de "gran pase", señalando que el cantante muestra seguridad sobre un escenario "que ya se conoce al dedillo", y solo hay que mejorar "algunos pequeños detalles de luz y algún desajuste en la realización" de cara a esta noche.

Además de la española, mañana también se retransmitirán fragmentos de la puesta en escena de Francia e Israel.