EFEMadrid

El diestro José María Manzanares tiene que volver a pasar por el quirófano después de sufrir una fuerte recaída de su lesión de espalda, que no solo le impide entrenar, sino que, además, los intensos dolores que sufre le imposibilitan llevar una vida normal, informa la oficina de prensa del torero en un comunicado.

Según el parte médico, que firma el doctor Antonio Luis Mostaza Saavedra, Manzanares presenta: “Radiculopatía L5 izquierda, debilidad para la flexión dorsal del pie izquierdo, hernia discal L4-L5 en situación preforaminal y foraminal izquierda. fibrosis postquirúrgica y discopatía degenerativa L4-L5 y menor cuantía L5-S1”.

Por este motivo deberá pasar por el quifórano con carácter urgente este sábado, 19 de septiembre, en el hospital San Juan de Dios de León, donde se procederá a fijarle de forma permanente con un dispositivo de titanio y dos tornillos el espacio L4-L5, informa la oficina de comunicación del torero alicantino en un comunicado.

La técnica quirúrgica es una "micro descompresión endoscópica, que se realiza a través de una pequeña incisión, y a continuación, se retirará el resto de material discal que hay dentro del espacio intervertebral para introducir un dispositivo de titanio poroso".

La cirugía se completará con la colocación de "un sistema transpedicular a nivel de los pedículos L4 y L5 bilateralmente también mediante técnica endoscópica".

El plazo de recuperación dependerá de la evolución de la lesión, aunque lo que ya está confirmado es que Manzanares no volverá a torear en lo que resta de temporada.

Esta lesión que sufre Manzanares ya le obligó a operarse a finales del pasado mes de julio, una intervención en la que le aplicaron calor por radiofrecuencia en las raíces nerviosas afectadas con el objetivo de anular el dolor de la hernia.

Los efectos de la misma no fueron los esperados y tuvo que volver a ser intervenido una semana antes de su actuación en Mérida, donde, a pesar de que los dolores no le habían dado tregua, triunfó de manera rotunda indultando a su primer toro y cortando dos orejas a su segundo.