EFELondres

Un frondoso jardín imaginado por Catalina, la duquesa de Cambridge, es la gran atracción de la última edición del Chelsea Flower Show, la muestra de jardinería más famosa del mundo, inaugurada este lunes por la reina Isabel II en Londres.

Entre una espesa vegetación, un serpenteante camino permite recorrer todos los rincones de este espacio verde, diseñado por la duquesa con los paisajistas del despacho Davies White, que incluye una casa en un árbol con un columpio, una cabaña con espacio para hacer una hoguera y un arroyo donde mojarse los pies.

Inspirado en sus propios recuerdos de infancia, el jardín, bautizado "Retorno a la naturaleza", quiere celebrar los beneficios de salir al campo "para el bienestar físico y mental, especialmente de los niños", dijo este lunes Catalina al presentar a la prensa su creación, acompañada de un grupo de escolares.

"Espero realmente que este bosque que hemos creado inspire a las familias, a los niños y a las comunidades a salir fuera, disfrutar de la naturaleza y el aire libre y pasar momentos de calidad juntos", manifestó en una entrevista con la BBC.

Antes de que se abra al público, del 21 al 25 de mayo, Catalina visitó también este domingo su oasis particular con su esposo, el príncipe Guillermo, y sus hijos, Jorge, Carlota y Luis, que fueron filmados mientras disfrutaban de todos los detalles ideados por su madre.

Al término del Chelsea Flower Show, el diseño, que incluye las flores preferidas de la difunta princesa Diana -madre de Guillermo-, nomeolvides, se trasladará a un centro público de salud mental, una de las causas favoritas de la duquesa, de 37 años.

Isabel II y otros miembros de la realeza contemplarán este y otros jardines y 500 expositores de flores y accesorios hortícolas en un paseo privado por la feria, que se celebra desde 1913 en unos idílicos terrenos en el oeste de Londres.

La muestra de Chelsea, que visitan anualmente unas 168.000 personas, en un reflejo de la pasión inglesa por la jardinería, es un destacado evento del calendario social y atrae también a ricos y famosos, entre quienes estaban hoy las actrices Judi Dench y Miranda Richardson, el escritor David Walliams, la presentadora Mary Berry y el célebre experiodista de la BBC Jeremy Paxman.

Paisajistas de todo el mundo se dan cita en el certamen, que incluye jardines de muestra que son juzgados y premiados, un gran pabellón con todo tipo de plantas y flores y tiendas de mobiliario, esculturas y productos de jardinería.

Otro jardín que centra la atención en esta edición es el promovido por la organización sin ánimo de lucro CAMFED, apoyada por los duques de Sussex, Enrique y Meghan, que facilita la educación de las mujeres en entornos rurales en varios países de África.

Con un aula al fondo, este espacio reproduce un típico huerto casero de Zimbabue, donde crecen sobre una tierra rojiza calabazas, coles y flores comestibles, con barriles de colores en los márgenes donde se plantan pimientos y árboles frutales.

"Entre otras cosas, las mujeres aprendemos a cultivar con técnicas respetuosas con el medio ambiente y que optimizan los recursos, y después podemos vender los productos y así obtener un dinero", explica a Efe Clarah Zinyama, una emprendedora agrícola formada por la ONG.

El aledaño "Jardín silencioso" usa nuevas tecnologías para ensalzar sonidos naturales y esencias florales que sirvan "para aliviar el estrés", un diseño finlandés juega con motivos acuáticos y "Kampo no Niwa", de la japonesa Miki Sato, utiliza la técnica del "feng shui" para ubicar hierbas medicinales.

El popular jardinero inglés Jonathan Snow firma "El jardín inexplorado de América Latina", donde el visitante puede recorrer, a través de un puente alzado de color rojo, una exuberante jungla con un lago, todo inspirado en las famosas Termas Geométricas de Chile.

"Curiosamente, muchas de las plantas de Chile las utilizamos aquí en el Reino Unido, por lo que mi intención es mostrar a la gente de dónde proceden y cómo crecen las cosas que les gustan. Espero haberles hecho justicia", dice a Efe.

Por Judith Mora