EFEMadrid

El Comité Ejecutivo de la Euroliga, formado por los once clubes accionistas, ha decidido cancelar la presente temporada de la Euroliga y la Eurocopa, las dos principales competiciones europeas de clubes de baloncesto ante la dificultad de reanudarlas, ha anunciado la Euroliga en su web.

La próxima temporada de la Euroliga comenzará el 1 de octubre y la Eurocopa el 30 de septiembre, según se ha confirmado tras la reunión telemática de los once clubes accionistas de la entidad que gestiona la competición, Euroleague Commercial Assets, entre los que están los españoles Real Madrid, Barça y Baskonia.

"Habiendo explorado cada una de las opciones posibles, el Comité Ejecutivo ha decidido cancelar la temporada 2019-20 de la Euroliga y la Eurocopa", así como los torneos de formación 'Adidas Next Generation' y 'EuroLeague Academy', anunció la organización en un comunicado.

Entre las razones que aporta el texto está la protección de la salud de los jugadores, aficionados y técnicos, la "variada evolución de la COVID-19 en los diferentes territorios de la Euroliga y la Eurocopa", que "no garantiza que todos los equipos puedan hacer sus entrenamientos y prepararse en las mismas condiciones".

Asimismo, la Euroliga reconoce que las diferentes restricciones a los viajes en los países europeos "no garantiza que todos los equipos puedan viajar a los destinos designados" para los encuentros y que en caso de haber reanudado, un periodo de entrenamientos de menos de tres semanas podría causar "un incremento del riesgo de lesiones" a los jugadores.

Los rectores del campeonato agradecen a las "muchas ciudades y regiones" europeas que se han ofrecido a ser sede de las fases finales de la Euroliga y Eurocopa.

"Sin duda, ha sido la decisión más difícil que hemos tenido que tomar en nuestros 20 años de historia. Por razones fuera de nuestro control, nos hemos visto obligados a cortar la más exitosa y excitante temporada de la historia del baloncesto europeo", declaró el consejero delegado de la Euroliga, Jordi Bertomeu.

El ejecutivo aseguró que durante los últimos dos meses y medio, desde que se suspendió la competición en marzo por la pandemia de coronavirus, todos los agentes involucrados "mantuvieron su determinación" para acabar la temporada, pero han tenido que cancelarla por "fuerzas por encima del control de todos".

"Obviamente teníamos muchas motivaciones para continuar la temporada 2019-20, pero en una situación excepcional, teníamos que poner la salud de las personas por delante de cualquier otro interés", añadió Bertomeu.

El consejero delegado de la Euroliga se declaró "especialmente orgulloso" de los clubes y sus propietarios "por el coraje en sus decisiones y su generosa contribución a sus comunidades en momentos tan difíciles".