EFECabárceno (Cantabria)

Las caras de ilusión de los más pequeños, y también de los mayores, han llenado de vida al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, que ha abierto este lunes sus puertas tras dos meses cerrado, aunque solo con un 20 por ciento de su capacidad.

La imagen de este singular recinto de 750 hectáreas, en las que conviven 150 especies de animales en semilibertad, ha cambiado de la que era hace apenas dos meses, y es que ha tenido que adaptarse a la nueva normalidad para ofrecer todas las medidas de seguridad e higiene necesarias en estos momentos por la crisis sanitaria del coronavirus.

Cintas pegadas en el suelo para medir y controlar los dos metros de distancia entre las personas, carteles a la entrada de cada recinto de animales, restaurantes o tiendas, así como guantes y gel hidroalcohólico, una entrada y una salida bien diferenciadas para evitar cruces y aglomeraciones, o personal del parque en cada aparcamiento para explicar el nuevo funcionamiento.

Todas estas medidas, junto con las "indispensables" ya mascarillas, han marcado este regreso del público al parque, donde la gente ha seguido las instrucciones con cautela, y un poco temerosa, aunque con ilusión y ganas de volver a ver a los más de 20 animales que han nacido durante esta cuarentena.

A pesar de esa cautela y de las medidas de higiene, bastantes familias y alguna que otra pareja han decidido visitar este parque donde es "muy difícil" cruzarse con gente, ya que su gran extensión permite hacer el recorrido con "total tranquilidad, seguridad y confianza de que no vas a ver a gente".

El director del Parque de la Naturaleza de Cabárceno, Miguel Oti, ha señalado a Efe que a lo largo de la mañana han estado en el recinto más de 100 personas y espera que durante la semana y más aún el fin de semana, si el tiempo acompaña, haya "más afluencia" llegando a las 2.100 personas permitidas ahora.

"Lo importante es iniciar otra vez la actividad para que la gente se vaya animando", ha asegurado Oti, quien ha recordado que, dado que Cantabria se encuentra en la fase 2 del plan de desescalada, por el momento solo pueden acceder cántabros, a quienes ha animado a conocer este "espectacular" espacio ahora que se puede hacer con "tranquilidad".

Otra de las características que ha cambiado en el parque son los espectáculos, ya que ahora las exhibiciones de aves rapaces y de leones marinos se hacen tres veces al día y el aforo dentro de estas también se ha reducido.

Además, las aves llevaLon los dos meses que ha estado cerrado el parque sin volar y sin hacer exhibiciones por lo que tienen un "poco de miedo" y ahora tienen que ir acostumbrándose poco a poco a volver a ver al público, por lo que los espectáculos también han reducido su duración.

Lo contrario ocurre con los leones marinos que, aunque estaban un poco "vagos" por la "grasilla" que han cogido durante la cuarentena, se han animado a hacer el pino e incluso a bailar con uno de sus cuidadores gracias a los aplausos de los más pequeños.

Poco a poco este Parque de la Naturaleza de Cabárceno comienza a recuperar la normalidad que perdió hace dos meses y lo hace con la vista puesta en los turistas de fuera de la región que vengan cuando este permitido viajar entre provincias.

Por Celia Agüero Pereda