EFEMadrid

El Gobierno aprobará previsiblemente mañana martes el anteproyecto de ley de Cambio Climático que establecerá las bases para la neutralidad climática en 2050, cuando el cien por cien de la generación de electricidad deberá ser renovable, según han confirmado fuentes del Ministerio de Transición Ecológica.

Una vez aprobado por el Consejo de Ministros, el proyecto de ley climática, que defiende la ministra Teresa Ribera, se remitirá para su posterior debate en el Congreso. Dicha ley, una de las prioridades del Ejecutivo de Pedro Sánchez, cuyo compromiso era remitirla a las Cortes durante los cien primeros días de mandato, ve ahora la luz tras el retraso motivado por la crisis sanitaria y social de la COVID-19.

El objetivo principal de la ley es sentar las bases para la descarbonización del país en 2050, cuando el cien por cien de la generación de electricidad deberá ser renovable, además de apostar por la movilidad eléctrica y contemplar acciones, en línea con la Unión Europea (UE), de movilidad e impulso de los vehículos sin emisiones directas en 2050.

El texto, que debe permitir que España cumpla los compromisos internacionales como el Acuerdo de París, incorpora dos herramientas fundamentales de gobernanza de clima y energía: los Planes Nacionales Integrados de Energía y Clima (PNIEC) y la Estrategia de Descarbonización a 2050, ambas determinantes para asegurar los objetivos y metas para el año 2030 y para el largo plazo.

Respecto a la movilidad sostenible, y con vistas a alcanzar en 2050 "un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2", el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima "establecerá para el año 2030 objetivos de penetración de vehículos con nulas o bajas emisiones directas de CO2 en el parque nacional de vehículos según sus diferentes categorías".

Para ello se prevé medidas "de acuerdo con la normativa de la Unión Europea", para que "los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que, no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0g CO2/km".

Igualmente se establece que los municipios de más de 50.000 habitantes cuenten con zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023 y se impulsen medidas de mejora de transportes públicos y desplazamientos por otros medios como a pie o bicicleta.