EFEMadrid

La Selección Española de baloncesto, campeona del Mundial de baloncesto de China, celebró este lunes la consecución del título en la madrileña Plaza de Colón con miles de aficionados completamente entregados a unos jugadores que han hecho historia.

Los jugadores, cuerpo técnico y todo el 'staff' llegaron a la Plaza de Colón entre vítores, aplausos y con gritos de "campeones, campeones del mundo" y "que viva España".

Uno a uno, los integrantes de la plantilla del italiano Sergio Scariolo fueron cogiendo el micrófono para dirigir unas palabras a los aficionados que se congregaron en la céntrica plaza madrileña para ver en directo a los héroes de China.

El jugador del Real Madrid, Rudy Fernández, capitán de la selección española de baloncesto, fue el primer en tomar la palabra . "Quiero darles las gracias a todos vosotros, pero en especial a mi familia, y a mi segunda familia que son estos grandes jugadores".

"Gracias a todos estos jugadores por ayudarme, por hacerme disfrutar de este verano tan especial y darme la gran ilusión de levantar esta Copa" prosiguió el base mallorquín.

"¡Viva el baloncesto español!", concluyó el capitán.

Ricky Rubio, jugador de los Phoenix Suns y MVP del Mundial dijo que la "liaron muy grande" y confesó no tener "palabras" para describir el momento.

Marc Gasol, pívot de los Toronto Raptors, dijo que "tenemos que disfrutar de esta gente que ha dedicado dos muy meses importantes de su vida, se han implicado a tope y han tratado de hacerlo lo mejor posible, al final nos vamos a casa con un oro, así que disfrutarlo mucho".

Por su parte, el seleccionador Sergio Scariolo, tras indicar que la final del Mundial fue "el partido más visto en televisión de toda la historia del baloncesto español", afirmó: "Este equipo es campeón del mundo porque no se rindió nunca, para estos jugadores aunque los partidos pintasen mal, bajar los brazos nunca ha sido una opción".

"Hasta que el corazón les ha dado fuerza, el cerebro ha encontrado un recurso para salir adelante y ganar los partidos", prosiguió el seleccionador italiano.

"Es por esto que se merecen ser campeones del mundo", concluyó el único entrenador en ganar unas finales de NBA y un Mundial de baloncesto en un año.

Los jugadores llegaron al 17.43 al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedentes de China y desde allí se trasladaron al Palacio de la Zarzuela donde los reyes, don Felipe y doña Letizia, les esperaban para felicitarles por su título mundial.

A continuación, se dirigieron al palacio de La Moncloa donde fueron recibidos por el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

Tras recibir la felicitación del presidente en funciones los jugadores realizaron una ruta por varias calles de Madrid a bordo de un autobús descapotable para terminar en la Plaza de Colón y finalizar la jornada con una cena en el Mesón Txistu.