EFEMadrid

Reducir el consumo de recursos naturales, paliar los efectos de la crisis climática o apostar por materiales reciclables marcan tendencia entre las grandes compañías, con el objeto de contribuir a un futuro “más sostenible” y una “transformación verde”, según varias firmas consultadas por Efeverde.

Argumentos de mercado, legislativos o de RSC han confluido en este cambio de mentalidad empresarial, sobre el que todavía planean, según algunas ONG, las sospechas de "ecoimpostura". Un cambio que se prevé se acentuará con la futura Ley del Clima que obligará a las Empresas cotizadas a evaluar e informar sobre el riesgo climático y el impacto de carbono de su actividad, así como de las acciones compensatorias.

Una de las medidas que está en auge en la actualidad es dotar de una nueva vida a los envases mediante su reutilización, como en el caso del proyecto de Coca-Cola European Partners sobre la transición de un 100 % de plástico reciclado a través de nuevos usos para los residuos de poliéster plástico difíciles de reciclar “que utilizan tecnologías de reciclaje avanzadas”, explica la directora de Responsabilidad Corporativa de esta compañía, Carmen Gómez-Acebo.

Con la vista puesta en el año 2025, la multinacional de bebidas propone distintas medidas como “recoger un envase por cada uno que nosotros vendamos y asegurar que todos sean 100 % reciclables”, apunta Gómez-Acebo al recordar el compromiso para 2022, tanto en Portugal como en España, de lograr que “el 50 % del contenido de nuestros envases provengan de contenido reciclado”.

Otra de las grandes compañías que se suma a esta fiebre por la sostenibilidad es Microsoft, con el anuncio esta semana de fijar un objetivo para alcanzar “cero derechos” en las operaciones directas, productos y embalajes para el año 2030.

El gigante tecnológico reconoce en un comunicado, la necesidad “urgente” de reducir las emisiones de carbono procedentes de la “creación, distribución y eliminación de desechos”, ya que la actividad diaria de la sociedad y de todos los sectores de la economía mundial genera residuos que "dañan la tierra, obstruyen las vías fluviales, agotan los recursos naturales y contaminan el aire que respiramos”.

En esta línea, para lograr la neutralidad en 2050 de emisiones netas de gases de efecto invernadero, firmas como Nestlé cuentan con un plan estratégico debido a que “nuestras prioridades relacionan la sostenibilidad, futuro y planeta”, según el especialista en Sostenibilidad Ambiental de Nestlé España, Pedro Ruiz.

Entre otras acciones, esta compañía está eliminando las pajitas de plástico y cuenta con la misión de alcanzar el 100 % de envases reutilizables o reciclables en 2025 a través del “ecodiseño de envases y la utilización de material reciclado”, sostiene Ruiz, junto a otras iniciativas en materia de economía circular como “la colaboración activa en mejorar sistemas de recogida y reciclaje de envases”.

La firma trabaja para aminorar el impacto medioambiental con la reducción del uso de agua, que, en el caso de España, “este objetivo se ha superado con creces con la reducción en un 60 % de su uso en las fábricas entre 2010 y 2019”, junto a otros compromisos como alcanzar la mitad de desperdicio de alimentos en toda la cadena de valor para 2030 así como conseguir que “el 90 % de las materias primas estén libres de deforestación este año”.

El auge por la sostenibilidad también tiene en cuenta iniciativas como la transformación de botellas de plástico en accesorios de trabajo, en el caso de fundas de ordenador o cuadernos, así como otras propuestas como el reciclaje de tarjetas de plástico, consideradas como Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), en acuerdos recientes como el mantenido entre Cofidis y la Fundación Ecolec.

En este sentido, según una encuesta reciente de la red de espacios de coworking Impact Hub Madrid, elaborada entre 219 empresas, el 43 % considera que la responsabilidad social y las políticas de sostenibilidad de las firmas “se han convertido en un tema urgente”, mientras que el 42 % adoptará medidas relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El sondeo nace a raíz de la actual situación por Covid-19, que pone de manifiesto “la importancia de que los negocios tengan un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente”, al tener en cuenta hasta 18 actividades económicas en segmentos de “comunicación, educación, emprendimiento, innovación y grandes consultoras”.

Mar Morales