EFEMadrid

Con la llegada del otoño resurgen nuevas tendencias en la decoración, un momento esencial para hacer del hogar un lugar acogedor en el que refugiarse.

El Salón Internacional del Regalo y Decoración, Intergift, es el escaparate ideal para conocer hacia donde van las mejores ideas de los interioristas y fabricantes para decorar una vivienda, tanto de grandes dimensiones como de escasos metros.

José Gris, diseñador de la firma sevillana Guadarte, asegura su propuesta se dirige hacia un hogar de estilo contemporáneo, santo y seña de una marca que basa sus creaciones en la artesanía, en lo hecho a mano, con talleres propios donde se trabaja la forja, la cerámica y el diseño.

Los muebles metalizados son una de las aportaciones en esta nueva fase del año, además de los tapizados en terciopelo.

En la misma línea coincide la interiorista Rosa Sánchez, quien explica a Efe, que los terciopelos en colores neutros, una buena iluminación con lámparas de cristal de grandes dimensiones, además del papel pintado son la base para crear un hogar diferente.

"Se lleva mucho el mueble tapizado y el mobiliario que recuerda la estética "Mid-Century", de los años 40 y 50, sofisticados, elegantes y con un excelente acabado", apunta.

"Muebles que buscan el detalle", añade mientras señala unas butacas y sofás con las patas perfiladas en dorado, una opción aparentemente sencilla, "pero que marca la diferencia".

Sánchez considera que los muebles auxiliares son imprescindibles para crear una estética, los encargados de diferenciar un hogar de otro, de hacer de una estancia un lugar especial.

Crear formas con espejos es otra de las opciones que permanece, una manera de vestir la pared. "Las celosías o las imitaciones de frisos son también una opción muy de moda" para conseguir que las habitaciones principales o las zonas de paso ganen en importancia, concluye Rosa Sánchez.