EFEGranada

Un estudio internacional en el que participa la Universidad de Granada ha logrado avances en la caracterización hidrológica de suelos que permitirán mejorar las previsiones climáticas y avanzar en una gestión más sostenible de los recursos de agua que tiene el planeta.

La Universidad de Granada, en colaboración con investigadores de Nueva Zelanda y Francia, trabaja para alcanzar nuevas metodologías que permitan determinar el comportamiento hidrológico de la superficie terrestre y hacer así una mejor gestión de los recursos hídricos en el planeta.

La organización neozelandesa Manaaki, dedicada al estudio y cuidado de los ecosistemas para proteger la biodiversidad, y la institución académica granadina, decidieron en 2018 estrechar vínculos culturales y científicos en los que se enmarca este estudio, del que ha informado la Universidad de Granada en un comunicado.

La investigación realizada ha permitido mejorar algunas de las limitaciones de las técnicas existentes, simplificando procedimientos y costes y reduciendo los errores en las estimaciones de las propiedades hídricas del suelo.

Entre los avances más novedosos destaca el trabajo que ha permitido generalizar los procedimientos para la determinación directa de los parámetros hídricos para cualquier tipo de curva de retención y conductividad hidráulica, sin necesidad de información adicional sobre la textura del suelo.

Los modelos más utilizados han asumido hasta ahora que las partículas del suelo son esféricas, con densidad constante independientemente de su tamaño y que actúan en un sistema poroso del suelo.

Sin embargo, en un suelo real, la geometría de los poros varía con el tamaño de las partículas, lo que lleva a una relación compleja entre el radio de las partículas y el radio de los poros, según este estudio internacional.

Otro de los avances más significativos mejora los modelos existentes bajo la hipótesis de que la geometría del tamaño del poro y su distribución depende del tamaño de las partículas del suelo, por lo que mediante un modelo físico se puede predecir la curva de retención de agua a partir de la distribución del tamaño de partícula.

Varias revistas internacionales están publicando los resultados de esta investigación que permitirá continuar con avances futuros en la modelización de los procesos que tienen lugar en la superficie terrestre.

El trabajo supondrá además importantes beneficios globales en el aprovechamiento de los recursos agua y suelo y mejorará las previsiones de los modelos climáticos.