EFEBarcelona

Paco Azorín dirigirá el próximo mes de agosto en el Festival Castell de Peralada una nueva producción de la ópera "La Traviata", de Giuseppe Verdi, que ha definido este lunes en la presentación en Barcelona como "un canta de amor y libertad, una ópera feminista".

Para Azorín, esta nueva producción es "un proyecto especial, porque un festival ha de hacer cosas que no se vean en un teatro, y esta ópera será muy de festival, completamente contemporánea y con un enfoque diferente".

Ha confesado que es "un fanático de la ópera desde pequeño" y que le gusta trasladar a la ópera lo que sintió por primera vez al ver "La Traviata", y eso ha implicado "un ejercicio brutal, porque tenemos demasiada información, una operación de limpieza".

También ha enfocado esta Traviata partiendo de la base que "la música está por encima del libreto, algo que a veces cuesta entender".

Del argumento, Azorín quiere subrayar que será "una historia de amor bajo una nueva perspectiva, la de una mujer libre".

La puesta en escena de "imágenes impactantes" mostrará que "nada es lo que parece a primera vista: el amor no siempre es dulce, el placer no siempre es destructivo, la familia no siempre es coherente, la enfermedad no siempre es una expiación de los pecados de juventud, y el pasado no siempre es mejor".

Con la intención de montar una "Traviata contemporánea", Azorín se interesó por "la elegancia y la teatralidad del vestuario de Ulises Mérida", diseñador de moda.

Aunque hombre, Azorín se siente perfectamente capaz para hacer una Traviata feminista: "Creo que lo puede hacer un hombre, y yo soy feminista gracias a Carme Portaceli, que es para mí como una hermana mayor y que me enseñó a ver el mundo desde la mirada de las mujeres".

La obra, ha anunciado, comenzará en el primer acto "de forma realista, a modo de bienvenida, y, subiendo la montaña, llegará a un tercer acto prácticamente onírico".

En el encargo del vestuario a Ulises Mérida, le pidió que "tomara como modelo para el rol principal de Violetta a la escritora George Sand, que se vestía de hombre para entrar en todas las fiestas; por tanto, es una Violeta cómoda, con pantalones, y aunque también llevará tacones, hay un momento en el que se quita los zapatos".

La soprano Ekaterina Bakanova, que cantará el rol protagonista de Violetta Valery y que acaba de interpretar esta misma ópera en Florencia, Dresde y Venecia, ha dicho que intenta tener la mente abierta con todas las cosas nuevas que afronta y "siempre aprovechando la experiencia para hacer propia una nueva producción".