EFEBerlín

Los bronces de Ana Peleteiro (triple) y Orlando Ortega (110 metros vallas), en ambos casos sus segundas preseas internacionales con la selección absoluta, ocultaron la relativa decepción del sexto puesto de Óscar Husillos en los 400.

A seis días de cumplirse el segundo aniversario de su medalla de plata olímpica en Río, Orlando Ortega ha dado una segunda presea -bronce en los Europeos- a España.

La IAAF le autorizó a competir por España el 29 de julio de 2016, justo a tiempo para estrenarse en los Juegos de Río.

Ortega terminó hoy tercero con un tiempo de 13.17, por detrás del francés Pascal Martinot-Lagarde (13.17), que logró su primer oro al aire libre, y del ruso Sergey Shubenkov (13.17), el gran favorito, único europeo que había bajado este año de los 13 segundos.

Ortega se demoró en el tramo que conduce a la primera valla y fue durante toda la carrera a remolque de los primeros. A mitad de trayecto todavía estaba quinto, pero su aceleración final terminó por darle la medalla de bronce.

Peleteiro se colgó su segunda medalla internacional absoluta al clasificarse tercera en triple con la marca de su último salto, de 14,44 metros, que la dejó a un centímetro de la plata. Este mismo año había logrado el mismo metal en los Mundiales en sala de Birmingham y se presentó en Berlín con la mejor marca de su vida (14,55) todavía caliente.

La victoria, con 14,60, fue para la griega Paraskevi Papahristou, la atleta que fue expulsada de los Juegos de Londres 2012 por una broma racista en Twitter, al escribir: "Con tantos africanos en Grecia los mosquitos del Nilo Occidental al menos tendrán comida de su casa".

La alemana Kristin Gierish, campeona de Europa en pista cubierta, se quedó aquí con la plata con 14,45, su mejor marca de siempre.

La prueba de 400, que prometía metales para España, no dejó nada. Husillos, el único que llegó a la carrera decisiva, se clasificó sexto con un tiempo de 45.61 en una carrera dominada por el británico Matthew Hudson-Smith con 44.78.

La táctica reservona del palentino en semifinales le deparó la calle ocho, sin referencias visuales de los otros. Tercero del ránking europeo del año con los 44.73 de Madrid (cuando Hortelano batió el viejo récord de Cayetano Cornet con 44.69) se enfrentaba a una final carísima, con los hermanos belgas Kevin y Jonathan Borlee y la incorporación del campeón mundial de vallas, Karsten Warholm.

El británico se mostró muy superior en la recta. Nadie más que él bajó de los 45 segundos, y los gemelos Borlee subieron con él al podio: Kevin con 45.13, Jonathan con 45.19.

La marca ganadora de Husillos (44.92) en la final de los Mundiales bajo techo de Birmingham (luego anulada por descalificación) le había señalado como aspirante al podio.

"Me sabe un poco mal, he luchado pero me queda la espinita de no haber logrado un resultado un poco más grande", confesó Husillos.

Las semifinales de 800 tampoco suscitaron euforia en el equipo español. El salmantino Álvaro de Arriba, campeón de España, será el único español este sábado en la final, ante la inesperada eliminación del líder europeo del año, el leonés Saúl Ordóñez, mientras que el alicantino Daniel Andújar también quedó fuera.

Ordóñez, que venía de hacer en Mónaco el récord de España (1:43.65), tomó la calle libre en cabeza y fue bien colocado en la primera serie, a la derecha del sueco Abdreas Kramer, hasta la última curva, de la que salió tercero, pero en la recta murió y acabó cuarto con 1:46.82, todavía con esperanzas de ganar una de las dos plazas de repesca, que al final no sucedió.

"En el último 50 he petado como un campeón", comentó Ordóñez.

De Arriba, bronce en los Europeos en pista cubierta, y Andújar compitieron por plaza de finalista en la segunda serie.

El salmantino no faltó a su costumbre se salir atrás, a resguardo de los primeros roces. Iba sexto al paso por el 400 en 52.89 y tuvo que apretar en plena curva para situarse tercero, pero, como Saúl, cedió un puesto, mientras que Andújar cerraba la clasificación.

La marca de Álvaro (1:46.43) le metió en la final por tiempos y el checo Kukas Hodbod, quinto con 1:46.57, desalojó a Ordóñez, que no estará en la final.

José Antonio Diego