EFELe Bourg-d'Oisans (Francia)

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, ha hecho un llamamiento "a la calma" después de los incidentes en la subida al Alpe D'Huez del pasado jueves, que calificó de "dolorosa".

Después de la caída del italiano Vincenzo Nibali por culpa de un espectador, provocando su abandono, y de los abucheos a los británicos Chris Froome y Geraint Thomas (camiseta amarilla), Prudhomme pidió respeto para los corredores.

"Tuvimos una escalada al Alpe muy dolorosa. Los ciclistas del Tour, los campeones del Tour, deben ser respetados de forma natural, lo que hace la gran mayoría del público", dijo a la TV francesa.

Prudhomme se refirió a "un comportamiento inconsciente" de un sector del público respecto a la caída de Nibali.

"Fue un espectador excitado quien provocó la caída, no las motocicletas de la Guardia Republicana. Quiero rendir homenaje a los servicios estatales por el admirable trabajo que han realizado ".

Prudhomme dijo que "hay que encontrar la serenidad, y no tengo dudas de que recuperaremos la audiencia del Tour de Francia en los próximos días"

El director del Tour también cuestionó el uso de bengalas

"No pudimos ver nada, Nibali tampoco. El humo no tenía nada que con las carreras ciclistas. Despiden un olor nauseabundo para los corredores del Tour, y además de que te ciegan, es algo que no tiene sentido alguno".