EFEVigo

Un equipo de arqueología y conservación-restauración de la Universidad de Vigo trabaja desde hace dos meses en un proyecto de intervención en el campamento romano de Ciadella, en el municipio coruñés de Sobrado, el cual empieza ya a asomar bajo la vegetación.

“Tras dos meses de trabajo, con un parón de tres semanas por la pandemia del Covid-19, ya se aprecian los importantes avances de la fase de excavación”, señala el director del proyecto, Adolfo Fernández, en declaraciones difundidas por la Xunta, impulsora del proyecto.

La iniciativa está financiada con casi 240.000 euros de las Xunta y fondos de la UE, y abarca investigación, nuevas excavaciones y tareas de conservación-restauración con una duración de diez meses.

Las excavaciones han acumulado un retraso por culpa de la pandemia, y aunque tenían que estar finalizadas este mes no lo estarán hasta el siguiente.

En todo caso, a poco menos de un mes para el final de la campaña, el equipo de la Universidad de Vigo espera desentrañar parte de la planta real del campamento romano, instalado posiblemente a finales del siglo I A.C., y otorgarle funcionalidad a todos los edificios que lo componen.

Tras la excavación vendrá la fase de conservación y restauración con el objetivo de que este complejo yacimiento, que pervivió desde el siglo I hasta el XII, sea comprensible para los visitantes.

Tal y como recuerda Fernández, se trata de un yacimiento muy complejo porque presenta una ocupación prolongada desde la construcción inicial del campamento militar, probablemente a finales del siglo I D.C., hasta los siglos XII-XIII.