EFESondika (Bizkaia)

La mítica banda californiana The Beach Boys ha llenado de buenas vibraciones el festival BBK Music Legends con sus canciones de sol y playa, convertidas en himnos para varias generaciones que han puesto a bailar y cantar al público.

Los jardines del centro La Ola de Sondika, dedicado a la atención integral de personas con discapacidad, acogen este festival musical cargado de nostalgia que cumple su cuarta edición y que en años anteriores ha contado con artistas como Van Morrison, Los Lobos, Jeff Beck, Jethro Tull y Steve Winwood, entre otros.

Esta vez el festival ha recibido en su primera jornada a otra de esas bandas a las que se le puede aplicar el calificativo de leyenda, The Beach Boys, máximo exponente de la cultura juvenil de los años sesenta, que ha demostrado que sigue generando buenas vibraciones con su música.

Con más de medio siglo de carrera musical a sus espaldas, la banda liderada por Mike Love ha actuado por primera vez en el País Vasco, en una noche “muy hermosa”, como ha dicho en castellano el propio Love que ha pedido al público “muchas sonrisas”.

La actuación de los californianos ha comenzado con el “Do it again” y ha transitado por un nostálgico pasado de sol, playas y jóvenes felices y enamorados con canciones como “Surfin’ safari’, “Catch a wave”, “Surfin’ U.S.A.” o “Surfer girl”, que han puesto a bailar al público.

Las reconocibles armonías vocales de los “chicos de la playa” han seducido al público que ha coreado temas como “Don’t worry baby”, “I get around”, el “God only know”, que apareció en el imprescindible “Pet sounds”, o “Wouldn’t be nice” y “California girls”, entre otros himnos.

En la recta final del concierto han subido la intensidad con “Help me, Rhonda”, “Barbara Ann”, “Kokomo” y "Good vibrations” y han dejado para los bises una versión del “Rockaway beach” de los Ramones, y el “Fun, fun, fun”, pura diversión para concluir su paso por el festival de las leyendas.

Suzanne Vega ha sido otra de las atractivas propuestas musicales de esta primera jornada del festival con una actuación en la que la cantante y compositora estadounidense ha saltado al escenario con sombrero de copa para abrir el concierto con el clásico “Marlene on the wall”.

La sólida voz de Suzanne Vega, con la única compañía de su guitarra acústica y de la eléctrica de Gerry Leonard, ha ofrecido algunos de sus temas más conocidos como el inolvidable “Luka”, que apareció hace más de 25 años en el disco “Solitude standing”, del que también ha cantado “Gypsy”.

El intimismo de temas como “The queen and the soldier” ha dejado paso al sonido más industrial marcado por la guitarra de Gerry Leonard en “Blood makes noise” o “I never wear white”, hasta concluir con otro de los temas del “Solitude standing”, el “Tom’s diner”, coreado por el público y con el que se ha despedido Suzanne Vega.

Esta primera jornada del festival también ha contado con la energía, sencillez y frescura que imprime a sus canciones el veterano Paul Collins, guitarra y líder de The Beat, y uno de los pioneros del sonido power pop, que inicio su carrera en 1974 como batería en la banda de culto The Nerves.

Collins y su banda han conectado rápidamente con el público gracias a temas enérgicos y contundentes como “Hanging on the telephone”, que popularizaría Blondie, “When you find out”, “Rock ’n roll girl”, “All over the world”, “Working too hard” o “Different kind of girl”.

En la segunda y última jornada del festival, el escenario del centro La Ola tiene a Ben Harper & The Innocent Criminals como cabezas de cartel, bien secundado por Little Steven, guitarrista de The E Street Band, el grupo de Bruce Springsteen, que llega con su banda The Disciples of Soul.

Juan José Gutiérrez.