EFEMadrid

Cuando cientos de espectadores vuelvan a visitar "El gabinete del doctor Caligari" a partir de esta semana, al cumplirse un siglo del estreno de este clásico del cine, en algunas salas podrán escuchar la música que el grupo Toundra ha creado para tocarla en vivo y acompañar la película no como aliada del infame influjo hipnótico del protagonista, sino como alerta contra el ascenso en las redes sociales de las ideologías más retrógradas.

La experiencia comenzará este viernes en Madrid, donde Toundra interpretará su partitura para el Doctor Caligari en los Teatros del Canal, con todo ya vendido, y proseguirá, ya en marzo, el día 6 en Zaragoza (Las Armas), el 7 en Barcelona (Cines Aribau), el 13 en Badalona (Teatro Círcol) y el 14 de Granollers (Nau B1).

Con ese mismo formato viajarán después a Alemania, país donde la música de la banda española funciona realmente bien, y regresarán para proseguir sus actuaciones el 27 de marzo en Gijón (Teatro La Laboral).

"El discurso de la película contra los autoritarismos fue lo que más nos motivó", explica a Efe la banda española, alarmada por el ascenso actual de "ideologías muy retrógradas", especialmente por redes sociales: "Eso que nos iba a hacer tan libres nos ha llevado a un sitio más oscuro que el gabinete", opinan ante el medio que para ellos ha facilitado la circulación de noticias falsas.

Su primer encuentro con la centenaria película de Robert Wiene se remonta a diciembre de 2018, cuando recibieron la propuesta de Café Kino de poner música a este icono fundacional del cine de terror, siguiendo la estela de experimentos similares previos con "Metrópoli" y "El acorazado Potemkin".

"Al principio nos resultaba muy inspiradora por su estética. Las imágenes del expresionismo alemán pensamos que iban a casar muy bien con lo que hacemos", destaca Esteban Girón, guitarrista de esta formación de post-punk instrumental que ha ganado más y más adeptos con cada trabajo desde el inicial "Toundra" (2008).

A su favor, jugaba la "atmósfera oscura" del filme. "Nos sentíamos cómodos en ese ambiente. Si hubiese sido 'Sonrisas y lágrimas', la habríamos dejado muy triste. No somos la alegría de la huerta", bromea su compañero, el también guitarrista David Maca "Macón".

Pero lo que les decidió finalmente, cuentan, fue la posibilidad de ponerle imagénes (y algunas letras) muy poderosas a su música y "arrojar así más luz" a las ideas y "preocupaciones" que suelen poblar sus composiciones. "Ahora más", puntualizan.

"Se iban a repetir las elecciones y veíamos que VOX saldría con fuerza, que el PP se había quitado la máscara y adoptaba un discurso radical y que Ciudadanos también afrontaba un programa de derechas, neoliberal, pero de derechas", rememoran sobre el contexto en el que se coció el experimento.

Encerrados, Toundra ingresó en el lúgubre gabinete durante días y días para componer su banda sonora mientras en pantalla discurría a tiempo real el metraje del filme, haciendo coincidir las inflexiones musicales con los cambios de acto.

"Es una banda sonora que necesita de la película para ser entendida musicalmente, porque es la película la que nos dirige a nosotros", cuentan sobre el resultado, que tras una primera toma en contacto con el directo hace ya más de un año, recientemente se transformó en un disco y se editará mañana en formato de doble LP + CD a través del sello Inside Out Music.

Para ellos, advierten, no se trata de un disco de Toundra propiamente dicho. "No está compuesto con nuestros parámetros de composición habituales", señalan ante un trabajo en el que, sin ir más lejos, el bajista no toca el bajo en todo el álbum y en el que sus funciones las asumen los sintetizadores.

"Nos servirá, como hizo nuestra experiencia con Niño de Elche en Exquirla, para coger aire, para tomar el rock and roll de Toundra con energía", anticipa Girón ante el que será el sexto disco de estudio del grupo, el cual verá la luz previsiblemente en 2021.

Javier Herrero.